Destacado

Aarif Hayawi me instruye en lengua árabe

A mí, a ti y a cualquiera que eche un rato viendo su programa sobre lengua árabe. Me lo encontré ayer por casualidad y en cuanto lo escuché empezaron a salirme corazones de los ojos tal que así:

Sí, no exagero nada de nada. Un programa en árabe estándar para aprender cuáles son las características de esta lengua, expresiones idiomáticas, etimología, literatura, los errores más comunes, etc. Es muy apropiado para estudiantes de árabe de C1/C2, profesores de esta lengua o quienes quieran profundizar en su conocimiento. Me aventuro a decir que cumple una función similar a la que realiza la Fundéu para el español.

Al comienzo de estos capítulos, habla sobre una letra del alifato y sus características como, por ejemplo: en qué lugar del aparato fonador se articula, si su pronunciación varía de unos países árabes a otros, si se escribe aislada o no, etc.

El siguiente apartado del programa se llama: ¿De dónde viene? (من أين جاءت؟), un apartado dedicado a la etimología árabe que enamora (risa). He estado mucho tiempo buscando información sobre etimología árabe, pero no la había encontrado hasta ahora. Así que me ha hecho mucha ilusión dar con ella en este programa. Vamos, que voy a coger un cuaderno y me voy a liar a apuntar todo lo que pueda porque me encanta.

También comenta los errores que aparecen en algunos poemas o canciones muy conocidos en el mundo árabe.

En la sección de Unas palabras sobre los medios de comunicación (كلام عن إعلام), comenta las palabras que aparecen en la televisión, periódicos, etc., y que no se utilizan de la forma correcta.

Al Hiwar TV

En Retales lingüísticos (شذرات لغوية) explica la ortografía de algunas palabras o expresiones que generan los errores más comunes.

En Correcto (صحيح وصحيح), comenta aquellas palabras que pueden escribirse de distintas formas y todas ellas son aceptadas.

Decimos y dicen (نقول و يقولون), es una sección en la que hace un repaso a las distintas formas de expresar un concepto o una idea en los distintos países árabes. (22 países, como ocurre con las variedades de español, dan para mucho).

Y llega al final con el cierre (ختام), elige dos objetos que, aparentemente no tienen relación, para explicar que sí la tienen y cuál es.

En definitiva, 25 minutos bien invertidos si tienes un buen nivel de árabe y quieres saber más sobre esta lengua. No es lo mismo estudiar una lengua con el fin de poder comunicarte, que es lo que suele hacer en las clases de idiomas, que si quieres aproximarte a ella de una forma similar a cómo se hace en tu lengua materna durante la época de escolarización.

Sacaré el cuaderno para apuntar cuanto pueda cada vez que vea una nueva entrega. Creo que, de todas formas, podrían explotarse algunos fragmentos para niveles B1/B2.

Si has llegado hasta aquí, muchas gracias por leerme. Si tienes algún comentario u observación que hacer, déjamela más abajo. Encantada de leerla.

Destacado

Recursos: Tarjetas para aprender el alifato

Inspirándome en un juego de tarjetas que tengo para aprender a leer y a escribir en español, he decido ir creando una serie de materiales similares en árabe. Se me ha ocurrido que muchas de las actividades que se realizan en las clases de E/le son más que aplicables a las clases de árabe. Así que, allá voy.

Se trata de una baraja con 28 tarjetas: una para cada letra del alifato. En cada una de estas cartas aparece en el centro la forma asilada de la letra; en la parte superior derecha su nombre; en la parte superior izquierda si esta letra es solar o lunar, en la parte inferior izquierda la pronunciación de la letra en español (aquí tengo que afinar un poco) y en la parte inferior derecha si la letra es aislada o no.

Alifato

La idea es poder utilizar estas tarjetas en varios tipos de ejercicios para ejercitar la lectoescritura, pero para ello harán falta más barajas que estoy preparando en estos momentos. Las iré subiendo a medida que las tenga listas.

Como primera actividad: necesitas papel, lápiz y las tarjetas. Coges la baraja, la mezclas y la pones boca abajo. Coges una carta, le das la vuelta, pronuncias la letra en voz alta y escribes una línea con esa grafía. Continúa hasta que termines el mazo de cartas. De este modo, te ejercitarás con un poco menos de aburrimiento.

En artículos sucesivos, iré proponiendo más ejercicios alternativos con los materiales que vaya subiendo. Si tienes alguna sugerencia sobre este recurso, deja un comentario. Estaré encantada de leerte.

Literatura tunecina escrita por mujeres que puedes leer en español

El mes de agosto, en el mundo anglosajón, se dedica a llamar la atención sobre obras escritas por mujeres de habla no inglesa que se traducen al inglés. Así, en este mes de Las mujeres traducidas (si encuentro una alternativa mejor para traducir Women In Translation, lo cambiaré), suele traer una buena cantidad de sugerencias e historias que muchas lectoras nos estamos perdiendo. Por eso es interesante estar al tanto.

La cuestión es que, coincidiendo con este #WITmonth, ando enfrascada en la búsqueda de literatura tunecina al alcance en el idioma de Cervantes y se me ha ocurrido que era interesante extraer del listado completo las obras de las mujeres para destacar su trabajo. Además, quizá, te apetezca acercarte a la literatura de este país desde esta perspectiva de género. A continuación, te dejo el resultado de mis pesquisas:

En primer lugar, sugiero esta antología de cuentos tunecinos contados por mujeres: Voces de mujer desde Túnez, en la colección Hablan las mujeres de la Edi. Talasa. Es un librito que encontré por pura casualidad mientras rebuscaba en el listado de obras de segunda mano que tiene la Librería Alcana online. En esta pequeña antología de relatos breves se reúnen obras de cuatro escritoras tunecinas muy destacadas por su lucha feminista, la reivindicación de una forma nueva de entender las relaciones entre hombres y mujeres, así como su reclamo por la falta de libertad de expresión o la injusticia social. Estas cuatro autoras son: Hayat Ben al-Shayj, Naima al-Sid, Nafila Dhahad y Arusiyya Al-Naluti. Este pequeño libro tiene, además, un prólogo que es mejor no saltarse, no porque no se posible leer las historias sin las explicaciones que aparecen en él, sino porque esboza las características de la literatura escrita por mujeres en Túnez y te ayuda a hacerte una idea de cuál es el panorama.

La segunda posibilidad es En busca del pájaro esmeralda y otros cuentos tunecinos de Lela Ula. Se trata de un recopilación de cuentos populares tunecinos realizada por Mohamed Abdelkefi y publicado por Mitáforas Editorial. La ventaja de esta obra es que la puedes leer online porque es de acceso público. En la introducción, Abdelkifi nos expone las características de la narrativa oral tunecina y nos explica quién, cómo y cuándo se contaba estos cuentos. Me gusta especialmente la narración de la biografía de Lela Ula, tanto la parte centrada en su vida como la de su faceta en tanto que contadora de cuentos a la que el autor de esta recopilación califica como “libro ambulante”. Si te interesa la cultura popular y la tradición oral, en general, o la tunecina en particular, échale un ojo a esta recopilación porque es muy entrañable.

Por último y en tercer lugar, en el número 1 de la revista Banipal,se puede leer el relato breve La calle de los Crisantemos de Rachida el-Charni, autora tunecina nacida en la capital en 1957. Ha publicado dos colecciones de cuentos y, en 2011, publicó su primera novela. Este relato breve que puedes leer en línea habla de una mujer a la que roban en plena calle, de cómo ella intenta defenderse y de las reacciones que tienen los testigos ante esta situación. 

Sigo buscando, no pierdo la esperanza de que este listado aumente en algún momento. ¡Gracias por prestarme un poquito de tu tiempo! Hasta la próxima entrega.

Mucho más que tres novelas cortas: Trilogía de Argel de Yasmina Khadra

Por Silvia R. Taberné (@Silvia84)

Porque son mucho más que tres libros cortos que con cierto maniqueísmo comparan al honesto comisario Llob con el entramado de fanáticos y corruptos que pululan por la capital argelina. 

Silvia R. Taberné

El escrito sirio-alemán Suheil Fadel, más conocido como Rafik Schami, comentaba en su libro Sofía y el origen de todas las historias que la novela negra no era tema recurrente en la literatura árabe, quizás porque para ‘negra’ la historia de golpes de Estado y dictaduras de muchos de estos países que no dejan espacio para más casos truculentos inventados.

La verdad es que no sabría apreciar el peso e importancia de este género en la literatura de la zona y desconozco si las novelas argelinas han llegado a manos del escritor sirio, pero lo que es seguro es que el Argel en los años 90 daba para convertirse en protagonista de este género y otro escritor, también bajo pseudómino, lo supo ver: Mohammed Moulessehoul, mucho más conocido internacionalmente por Yasmina Khadra.

Postal argel. calle michelet. - Vendido en Venta Directa - 78360637

Es precisamente con las novelas negras que componen la Trilogía de Argel con los que el escritor argelino alcanzó la fama internacional, algo que conllevó el tener que escribir bajo otro nombre para evitar la censura, tema que aparecerá en el protagonista, Llob, escritor en sus tiempo libre. Y lo entendemos. Porque son mucho más que tres libros cortos que con cierto maniqueísmo comparan al honesto comisario Llob con el entramado de fanáticos y corruptos que pululan por la capital argelina. 

El punto fuerte de esta trilogía no son los casos en sí, a saber: corruptos demasiado listos o con demasiado poder -o eso creen- que se alían con terroristas fanáticos y un amplio abanico de crápulas de baja estofa a los que nuestro protagonista debe pararles los pies.

El punto fuerte, como decimos, es el que convierte a la ciudad y sus habitantes comunes en verdaderos protagonistas de la novela.

El punto fuerte, como decimos, es el que convierte a la ciudad y sus habitantes comunes en verdaderos protagonistas de la novela. Y es que si se quiere descubrir un país, más que sesudos ensayos, no hay nada como sumergirse en su propia literatura.

Khadra nos habla de la oportunidad desperdiciada de la década de los 90, de la violencia que llevó a que más de 70 periodistas fuesen asesinados en apenas una década y que muchos intelectuales tuviesen que exiliarse si no querían perder la vida, del miedo al salir de casa y no saber si se volverá, del fanatismo (un tema ampliamente desarrollado en muchas de sus obras posteriores) de los intereses y la corrupción

Y además cuenta con una prosa socarrona, canalla, pero especialmente en el tercer libro, muy pesimista, un rasgo característico del autor. Por cierto, para aquellos lectores que echamos de menos a Llob, Khadra nos regaló una precuela publicada en 2004: La parte del muertoNo se lo pierdan.


Si te gusta la novela negra y te apetece profundizar, concretamente, en la historia de este género en Argelia, te propongo hacerlo a través de este artículo de Nadia Ghanem publicado en Arablit y que traduje al español para que contáramos con esta información en nuestro idioma.

Por cierto, el momento exacto en el que Rafik Schami pone en boca de Salman los motivos por los que no hay buenas novelas policíacas en el mundo árabe lo encontrarás de la página 245 a la 254 de la novela citada al comienzo de esta reseña. Ahí lo dejo por si te apetece echarle un ojo.


Muchas gracias por tu tiempo. Volvemos pronto con más. Quizá con un viaje por la literatura tunecina traducida al español.

Un autobús verde sale de Alepo, Jan Dost

Reseña de “Un autobús verde sale de Alepo” escrita por Jan Dost y traducida por Naomí Ramírez para Ediciones del Oriente y del Mediterráneo. Autora Silvia Rubio Taberné.

Por Silvia R. Taberné (@Silvia84)

Esa es la lógica de la guerra, padre. El ser humano se vuelve un bloque de odio, rencor y salvajismo

En Un autobús verde sale de Alepo de Jan Dost

“Esa es la lógica de la guerra, padre. El ser humano se vuelve un bloque de odio, rencor y salvajismo”. Y esa lógica que tan bien describe la sinrazón de la guerra arrasa, como esos misiles BN-21 la ciudad de Alepo, las vidas de la familia de Abu Leila.

Hay mucho de desasosegante en esta novela. La belleza con la que se describe lo peor de la guerra, las desesperanza en las reflexiones, el final del libro y, sobre todo, sentir que Abu Leila y su familia son los protagonistas mudos y sin nombre de las guerras que han asolado la Historia. Que el cementerio de bombas que hoy es Alepo, ayer se llamaba Madrid, Varsovia o Sarajevo. Cifras en libros. 

Un autobús verde sale de Alepo’ deja muchas preguntas y ninguna respuesta… como la guerra misma. El cómo se convirtió una revolución pacífica en un baño de sangre que ya dura nueve años, cuáles son los intereses de tantos países que dirimen sus batallas en territorio ajeno, por qué el mundo vuelve a asomarse indiferente a la tragedia y el qué será de un país y una población arrasadas donde ya muchos se preguntan si podrán volver

Pero sí hay algunas certezas. Jan Dost señala en este particular J’accuse a un régimen tiránico cuya cabeza visible en la actualidad, Bashar al Asad, cumple en estos días 20 años desde que fuera proclamado presidente de Siria. Lo que comenzó como un régimen aperturista se diluyó rápido, como un espejismo, en la orgía represora que también caracterizó el mandato de su padre. Por su aniversario presidencial será el títere de potencias extranjeras de un país devastado.

Señala igualmente a esas decenas de milicias armadas, impotentes unas, salvajes la mayoría, hasta llegar a la cúspide de lo inhumano con el Daesh.

En un libro que no llega a las 200 páginas trata muchos temas y, afortunadamente para el lector, está salpicado de notas al pie de página que le ayudarán a no perderse entre las numerosas referencias. 

Por sus hojas también desfilan alusiones a aquellos que podrían parar el desgarro hecho país y no les interesa. Se habla de los despachos donde grandes potencias con derecho a veto, como Rusia, se dividen “países, barrios y hasta conciencias”, pero también de la indiferencia de la Comunidad Internacional, incapaz de hacer algo más que lanzar mensajes de “profunda consternación” y es que “Siria se ha convertido en el país donde adúlteros del mundo entero se turnan para violar el país”.


Dost, Jan; Un autobús verde sale de Alepo, traducido por Naomí Ramírez Díaz y publicado en Ediciones del Oriente y el Mediterráneo.

La literatura escrita por mujeres, ¿solo puede ocuparse de los sentimientos?

Extractos y reflexiones sobre la literatura, en general, y la literatura escrita por mujeres, en particular. Sahar Khalife.

Discurso de aceptación el Premio Naguib Mahfuz

Sahar Khalife

El pasado sábado terminé de leer Imagen, icono y promesa, (traductora: Carmen Ruiz Bravo-Villasante, Cahoba editorial) la novela con la que Sahar Khalife ganó el Premio Naguib Mahfuz 2006, y que nos cuenta a través de la relación de Ibrahim, un joven musulmán, y Mariam, una chica cristiana, el devenir de la situación palestina a lo largo de la vida del protagonista. No obstante, hoy no voy a comentar mis impresiones sobre esta novela ya que dejo esa tarea para otro post donde enumeraré los motivos para leerla. Hoy voy a dejar por aquí algunas citas del discurso que la autora pronunció en la ceremonia de aceptación y, al final, el enlace para que podáis leerlo completo.

¿Por qué destaco este discurso?

Porque en él se reflexiona sobre qué es la literatura, para qué sirve y si existen diferencias o deberían existir entre una obra escrita por un hombre o una mujer. ¿Es diferente la literatura escrita por mujeres y hombres? ¿Debería serlo? Si eres mujer, ¿tu obra tiene que ser necesariamente sentimental y melancólica? Como mujer, ¿no puedes hablar sobre política en tus obras? Son las respuestas a estas preguntas las que me han animado a dejar estos extractos en este espacio y a enlazaros el discurso al final.

En esencia la escritura es un medio que tenemos los seres humanos para expresarnos, para representar nuestra realidad y nuestra vida: aquello que amamos y odiamos, lo que conforma nuestros miedos y nuestras pesadillas. No podemos escribir sin sentimientos.

Sahar Khalife

En este discurso, la autora cuenta cómo tuvo que hacer frente a la valoración de su obra no por su calidad, sino por su condición de mujer. Porque una mujer no puede escribir sobre política, ni resistencia, ni hombres. Sobre todo, no debe escribir sobre hombres porque su mundo está fuera, de las puertas de casa para afuera: la calle, el trabajo, y el de la mujer está de puertas para dentro: el hogar, el matrimonio,… El mundo de los hombres no es el de las mujeres y, por tanto, no es adecuado que una mujer escriba sobre él. Estas son algunas de las valoraciones de su obra que recibió de algunos profesores y editores a los que les presentó la novela..

Según cuenta ella en su discurso en 1976 presentó como trabajo final de carrera su obra: Espinas Salvajes, tras haber sido publicada y traducida a tres idiomas. Sin embargo, recibió la siguientes objeciones por parte del director del tribunal:

Es una novela pobre. (…) Una novela de segunda(…). De hecho, añadió que era vulgar, indigna, y repugnante, porque la alumna Sahar – así dijo él- trataba asuntos impropios de una respetable joven familia. Al fin y al cabo, Sahar es alumna nuestra, dijo, pero escribe en un lenguaje vulgar y popular sobre trabajadores palestinos en Israel, prisioneros políticos y la resistencia. ¿Es esto literatura?

En Discurso de aceptación del Premio Naguib Mahfuz recogido en Imagen, icono y promesa de Sahar Khalife, editorial Cahoba, p. 201

No fue el único que demostró su disconformidad con el hecho de que una mujer escribiera sobre política, la situación de los trabajadores palestinos o sobre las condiciones de la vida en la cárcel, ya que un editor egipcio al que le envió esta novela tampoco perdió la oportunidad de comentarle lo siguiente:

(…) la novela resultaba inclasificable debido a que la identidad y el género del autor no estaban claros.

En Discurso de aceptación del Premio Naguib Mahfuz recogdio en Imagen, icono y promesa de Sahar Khalife, editorial Cahoba, p. 202

A lo que ella contestó:

Desde tiempo inmemorial los hombres han escrito sobre nosotras, y sin embargo saben menos sobre las mujeres de lo que nosotras sabemos sobre los hombres.

En Discurso de aceptación del Premio Naguib Mahfuz recogdio en Imagen, icono y promesa de Sahar Khalife, editorial Cahoba, p. 202

Además de las reflexiones de Sahar Khalife sobre qué es la literatura o sobre si una mujer puede escribir sobre política, revoluciones y los problemas de los trabajadores, nos cómo ha sido su vida como Palestina y qué le llevó a centrarse en narrar los problemas a los que hacen frente los trabajadores palestinos.

(…) la literatura es un sentimiento por la misma tierra, las calles, la gente y sus problemas, las balas y las bombas de los ocupantes, las víctimas, y la sangre de los luchadores por la libertad. También es, sin embargo, amor, esperanza, corazones compasivos, almas espléndidas, y una forma de huir del pesimismo con las alas de nuestros sueños.

Estas son algunos de los extractos que he considerado interesantes porque invitan a reflexionar sobre la literatura, en general, y sobre la existencia de la literatura escrita por mujeres o no, en particular. En este enlace puedes leer el discurso al completo.

¡Gracias por pasar por aquí!

‘Tres días en Yemen’ en Cuentos ciertos e inciertos de Mahfuz

Los ulemas hablaron del futuro del Yemen que se prometía del todo glorioso; de la juventud revolucionaria que creía en el progreso; de la creencia en los responsables yemeníes en la necesidad de la reformas, al par de la guerra sin demoras”

En ‘Tres días en el Yemen’ en Cuentos ciertos e Inciertos de Naguib Mahfuz p.127

Parte de mis tardes del mes de junio han consistido en pasearme por los 11 cuentos que conforman antología de relatos de Naguib Mahfuz “Cuentos ciertos e inciertos, que por desgracia, está descatalogada. Si te interesa, pásate por una librería de segunda mano para intentar hacerte con ella. Yo conseguí en Librería Alcaná la mía: está publicada por Edhasa en 1993. Los traductores fueron Marcelino Villegas y María Jesús Viguera.

La cuestión es que, a través de esos 11 relatos, Mahfuz te lleva por El Egipto de su tiempo y, por supuesto, te habla de aquello que le era cotidiano. No en vano, queda constancia en estos cuentos su etapa como guionista en la poderos industria cinematográfica egipcia en Bonitos Compromisos. También quedan plasmadas sus ideas sobre  cuestiones religiosas en Jardín de infancia; así como, aparece la denuncia social en relación a la situación política o de la justicia del país. 

Como estoy segura de que puedo ampliar la lectura de cada uno de 11 cuentos breves tanto como quiera si le dedico de tiempo, es lo que voy a hacer, por ejemplo, con este Tres días en Yemen. ¿Por qué he elegido este en concreto hoy? Primero porque es un país que en la actualidad está viviendo una guerra y sus consecuencias: muerte, destrucción, hambre, enfermedades, etc., ante la pasividad de la comunidad internacional. Allí están peleándose las potencias de la zona y haciendo todo lo posible para esquilmar lo que alguna vez fue la Arabia Feliz

Sed bienvenidos, que lo paséis bien en este revuelto país hermano. En él encontraréis una belleza y un encanto innegables”. p. 189

En ‘Tres días en el Yemen’ en Cuentos ciertos e inciertos, Naguib Mahfuz p. 189

Como no conocía el marco histórico donde acontece esta narración breve, no tuve más remedio que documentarlo para aprender un poco más. Así, he descubierto que Egipto apoyó junto a la URSS al bando yemení del norte contra el bando del sur que estaba todavía en la órbita de la Gran Bretaña colonial. Este es justo el contexto histórico donde transcurre este relato donde un literato y un soldado viajan a este país por el mismo motivo, la guerra; aunque con misiones totalmente diferentes: el literato va a conocer el ideario de la revolución y el soldado a luchar en el frente. Como puedes imaginar, las suertes de cada uno de ellos serán totalmente diferentes. Y, como de guerras hablamos, dejo aquí unas reflexiones del literato al respecto:

– La guerra… es la guerra.

– El oficio más viejo del mundo.

– En esta ocasión ha sido declarada en pro de la liberación y la    libertad.

– La guerra, como todo acontecimiento crítico, nos hace afrontar los enigmas de la existencia cara a cara. (p. 190)

En ‘Tres días en el Yemen’ en Cuentos ciertos e Inciertos de Naguib Mahfuz p. 189

Este cuento, me ha llevado a preguntarme si podemos llevarnos a casa alguna obra literaria yemení o si hay literatura que hable sobre este país en las librerías, y no me refiero a guías de viaje. Por eso, como suelo hacer, hice una búsqueda a ver qué encontraba para reunirlo aquí. 

En cuanto a la literatura, por el momento, no he encontrado referencias de ninguna obra yemení traducida al español pero dejo un enlace a Arablit donde M. Lynx Qualey sugiere la obra de seis literatos de este país. (Quizá, debiera traducirlo)


Espero que este artículo sirva, por un lado, para animarte a leer estos 11 Cuentos ciertos e inciertos de Mahfuz y, por otro, para saber un poquito más sobre Yemen, un país muy castigado por las guerras y el hambre.