Ficción argelina escrita por mujeres para traducir al español

No sé si, tú que pasas por este blog, sabes que el mes de agosto en el mundo anglosajón se dedica a las obras escritas por mujeres que se al inglés. Yo, la verdad, supe de su existencia el año pasado, momento en que me metí en esta tarea mía de profundizar y ahondar en la literatura árabe contemporánea. Bueno, no solo se trataba de eso; además, el objetivo es difundir y dar a conocer parte de lo que se está publicando en el panorama literario árabe y, por supuesto, lo que puedes leer en nuestro idioma.

Recojo aquí una serie de trinos y gorjeos que ha emitido Nadia Ghanem, @Tamacahut, donde lista una serie de títulos escritos por mujeres como forma de celebrar este WITmonth (Women in Translation month).

Aclaración: Aunque veas los títulos en español, no están traducidas a nuestro idioma.
  1. Las venas desnudas (Ár) de Zakia Allal. Esta autora argelina nació en 1966. Ha publicado varias colecciones de cuentos. En 2015, publicó su novela De regreso a mi tumba que trata sobre un periodista argelino que informa desde Iraq. Puedes leer algunas de sus historias en este enlace. Volviendo a Las venas desnudas, se trata de un relato breve donde la autora hace gala de un humor negro delicioso. La historia nos narra lo que le ocurre a un padre que, animado por su mujer, acude a donar sangre y entonces…
  2. El espejo Amazigh de Nadjet Dahmoun. Nuevamente estamos ante una colección de cuentos narrados por una mujer amazigh que narra las dificultades que ha tenido que afrontar en la vida. Se trata de una colección de relatos breves impactante que da voz a tres generaciones de mujeres.
  3. Proverbios Antiguos Argelinos de Fakira-Wassila Douar (Lemtouls’z’men). Una antología de proverbios argelinos reunidos por la autora y traducidos por Amine Mehrez. Es una colección bilingüe darija-francés.
  4. El Chal de Zeineb de Leïla Hamoutene. Una novela generacional cuyas protagonistas son las mujeres. La historia arranca con Zeineb, una pequeña cuyo mundo se rompe en pedazos cuando Francia invade la zona en la que vive, y llega hasta nuestros días a través de la historia de la mujeres descendientes de Zeineb que han ido heredando un chal que le perteneció. De este modo, el chal se convierte en el hilo conductor la historia.
  5. Cuentos tradicionales argelinos de Zoubeida Mameria (Cuentos de terror argelinos). La colección está formada por 3 volúmenes y está escrita en francés con derja; se trata de cuentos antiquísimos, recontados por la autora. En ellos parecen ogresas hambrientas, huesos parlanchines, espíritus que se aparecen y cantidades ingentes de animales. Puedes consultar una reseña en Arablit.
  6. Fatma n’Parapli de Safia Ouazareki e ilustrado por Mahmoud Benameur. Un cómic que habla sobre Lallahoum y Fatma y los que les ocurre en su vecindario. Fatma colecciona paraguas rotos y Lallahoum arregla cosas… Puedes leer la entrevista a Safia aquí.
  7. Los Piratas del desierto de Zehira Houfani. Una novela de ficción detectivesca cuya acción se sitúa en Tamanrasset donde los detectives son unos inúntes y no habría comprendido nada a no ser que la mujer sospechosa no les hubiera contado todo (risas fuertes). También puedes encontrar una entrevista a la autora en Arablit.
  8. Cómo me fumé todos los libros de Fatma Zohra Zamoum. Una novela introspectiva y divertidísima sobra una mujer que coge media jornada con el fin de terminar la novela que está escribiendo. Así que ahora, como su presupuesto ha disminuido, termina vendiendo sus libros para comprar tabaco.
  9. El djin de la manzana de Djamila Morani. Un joven escapa de la masacre de toda su familia, que había ordenado Harun Ar-Rashid. Una vez que se encuentra sana y salva, comienza a buscar a aquellos que han cumplido con las órdenes del Califa. Puedes leer un extracto en Words With Out Borders traducido por Sawad Hussain.
  10. El planeta morado de Safia Ketou. Uns historia de ciencia ficción sobre una nave espacial que se sale de su órbita atraído por la líder de este planeta que parece tener una misión especial para los humanos de la nave. En arablit está mi intento de traducción (de Nadia, no mío. No descarto mi intento personal)
  11. El gran pájaro de Baya Mahieddine. Un niña quiere casarse y cuando encuentra un diminuto hombre con quien hacerlo con quien lo hará, pero antes deben atar el nudo. (Mi traducción viene en camino).
  12. Tierra de mujeres (ES) de Nassira Belloula, una historia contada por 6 mujeres que afrontan su vida con fuerza y valentía. Belloula explora siempre a través de sus ficción los derechos de las mujeres, el pasado y el presente. Ganó en premio Kateb Yacine de 2016 con esta novela. (Gracias a Julieta Chinchilla, he descubierto que esta novela sí se puede leer en español).
  13. ... Y otras tantas cosas aburridas de Amina Cheikh. Una colección de cuentos cortos que exploran los sentimientos de aburrimiento, vacío y cómo nos revelamos contra ellos e intentamos darle significado. La autora me confesó que el título es cosa de su hijo pequeño (que solía ir donde estaba ella a quejarse ;))

Pues hasta aquí la traducción de los 13 títulos que ha propuesto Nadia Ghanem en su cuenta de Twitter hasta ahora. Aquí los dejo porque todos ellos, tienen muy buen pinta.

Los clásicos de los domingos: Joyce Mansour, poeta erótica surrealista

Yo no tengo la culpa, querido

No esperaba tu muerte

Joyce Mansour

Hoy no es domingo, es martes. Lo sé. No importa porque cualquier momento es bueno para explorar la obra literaria; sobre todo, si te lleva de paseo por otros mundos alejados del tuyo. Por eso, te ofrezco hoy la traducción del artículo sobre Joyce Mansour que publicó M. Lynx Qualey el pasado domingo Arablit.

El ánimo de estas traducciones siempre es que contemos con la mayor cantidad posible de información sobre autores árabes y su literatura. La idea es que, cada vez, sea más accesible y conocida para todos. Vamos allá.


Joyce Mansour (1928-1986) fue una poeta sirio-egipcia judía de expresión francófona cuya obra se caracteriza por lo macabro, el surrealismo y el erotismo.

Esta poeta nació en Bowden, Inglaterra, pero pasó su niñez en Egipto. Su infancia estuvo marcada por el deporte, ya que fue una ávida atleta, así como por la tragedia y la muerte. Su madre murió de cáncer cuando Joyce tenía 15 años. A los 18 se casó y su marido falleció seis meses después de la boda a causa de la misma enfermedad. Año y medio después, se casó con un hombre francófono.

Cris, su primera colección de poemas, fue publicada en 1953 en París. Es una mezcla de erotismo, religión y mitología, que llamó la atención del poeta Jean-Louise Bédouin. Más tarde, el trabajo de Joyce fue alabado por André Breton, quien le dedicó una semblanza. El apartamento de Mansour era, aparentemente, lugar de encuentro para los poetas surrealistas. Sin embargo, a pesar de que era muy conocida por los poetas de este movimiento literario, no lo era tanto fuera de este círculo, según Emilie Moorhouse.

Durante un tiempo, Joyce y su marido estuvieron viviendo a caballo entre París y El Cairo. Sin embargo, como la familia Mansour era judía, fue obligada a salir de Egipto tras la crisis del Canal de Suez. De modo que, terminó por fijar su residencia en París y terminó con ese ir y venir.

Durante este tiempo y a lo largo de su vida, continuó colaborando con poetas y artistas de su entorno. Lo hacía escribiendo poemas y relatos breves. La última colección de poemas que escribió, Trous Noirs apareció el mismo año en que murió, 1986. Ese año cumplió los 59 años.

Emilie Moorhouse, la traductora de su obra, digo lo siguiente en la obra, In the Rumpus:

Mansour se inspiró en las religiones antiguas y en las tradiciones, incluidas las del antiguo Egipto, en las que la muerte no estaba considerada como el final de la vida; sino como la transición hacia otra realidad. Uno de los grandes logros de Mansour fue utilizar figuras femeninas como María, Lilith o Miriam como temas centrales en su obra. Varios de sus poemas evocan a Nut, la diosa egipcia de los cielos. Esta diosa aparecía representada desnuda, cubierta de estrellas y con su cuerpo formando un arco que protege a su marido Geb, el Dios de la tierra.

En 1995 Apollo Press compró la obra Gritos para traducir. Gravonsky fue el encargado de la traducción de esta obra y de Poemas esenciales y escritos de Joyce Mansour que se publicó en 2008.


Leer a Joyce Mansour:

Gritos, desagarraduras y rapaces (2009) Ígitur.

Te gusta dormir en nuestra cama revuelta

Nuestros viejos sudores no te disgustan.

Nuestras sábanas manchadas por sueños olvidados

Nuestros gritos resonando en la habitación oscura

Todo ello excita tu famélico cuerpo.

Al fin tu feo rostro se ilumina

Pues nuestros viejos deseos son tus sueños de mañana.

(DE Gritos)

Batalla de papel

Islas Flotantes, Periférica. (La reseña aparece en FantasticMag)

Lugares donde puedes leer sus poemas en red

  1. Poemas de Joyce Mansour en el blog de Fausto Marcelo Ávila.

Un año y tres meses de blog. Un pequeño balance

En febrero de 2019 tuve la feliz idea de abrir este blog, creo que voy por el quinto ya. Dos los dediqué a la que era mi profesión: profesora de E/LE. Otro, estaba centrado en mis intereses en el mundo de la traducción del árabe al español: durante unos años fui traductora voluntaria. Este proyecto también era compartido con Khaled Musa. Un cuarto lo dediqué a la interculturalidad en educación, Cuaderno Intercultural, en este fui coeditora junto a Rosana Larraz. Los temas relacionados con la interculturalidad también es uno de mis centros de interés, no en vano hice un curso de especialista en mediación intercultural para ampliar mi formación*. Con todos y cada uno de ellos he aprendido las mil y una cosas; desde cuestiones relacionadas con las tecnologías hasta cómo desenvolverme mejor en mi profesión.

Cada vez que he querido aprender algo, mejorar mis conocimientos o difundirlos, he abierto un blog. Estos artefactos, en mi caso, se han convertido en una necesidad y en la mejor forma de crear conocimiento. La ventaja de los diarios de bitácora es que consiguen generar una comunidad entorno a ellos y eso los enriquece mucho.

¿Qué ha pasado este año en el blog?

Este año he publicado 157 entradas; unas dedicadas a reseñas, las menos. Y eso que uno de los motivos principales para empezar este cuaderno digital era llevarte de viaje por el mundo árabe a través de las páginas de su literatura. A lo mejor, te preguntas por qué hay tan pocas reseñas si ese era mi objetivo principal. La respuesta es que me daba miedo destriparte el libro con la reseña (ja,ja,ja). Vergüenza me da confesarlo. Ahora, he buscado ayuda porque, para lo que tengo en mente, no puedo hacer el camino sola. Por eso, habrás visto que han empezado a aparecer las reseñas de Silvia Rubio Taberné por estos lares. Estoy muy contenta de haberme dado cuenta de que yo no podía hacer esto sola y de que necesitaba ayuda.

Otras, dedicadas a la enseñanza/aprendizaje de la lengua árabe: reflexiones sobre mi experiencia en este campo o/y recursos para quienes quieran aventurarse a aprender esta preciosa lengua. No te voy a decir que es difícil porque puede serlo tanto o menos que otras. Eso depende, como todo, de tu actitud, de quién sea el profesor y de otros muchos factores. Si te digo la verdad, me encantaría dedicarme a desarrollar este campo. ¿Por qué? Porque no quiero que nadie tenga un tránsito tan horrible como el mío para poder comunicarse mínimamente en árabe. Vale, lo reconozco, porque soy muy fan de las didácticas y las metodologías de idiomas. Es un área de estudio que me divierte. Soy así de rara. De hecho, en torno a algunos de mis post, han surgido conversaciones muy reveladoras de las que he aprendido mucho.

También hay una gran cantidad de artículos traducidos del inglés al español publicado en Arablit. Es un proyecto que me encanta. Desde mi punto de vista, hace una gran labor de difusión de la literatura árabe y, por eso, me gustaría convertirme en la hermana, pero en español. Tanto me gusta que en abril M. Lynx Qualey me dio permiso para traducir todo lo que se publicara. Créeme si te digo que, ojalá, pudiera traducirlo todo porque me parece una forma de acercar la literatura árabe al público en general. Quizá, tengo una idea muy peregrina en mi cabeza, pero considero que si la gente se atreve con ella, demandará más lecturas y, así, poco a poco, tendríamos más y más literatura árabe para leer en español.

Esto es, a grandes rasgos, lo que he hecho durante este año. En cierto momento, quise crear un boletín de suscripción. De hecho, creo que creé uno sobre Omán, pero el planteamiento mental que me había hecho, no podía funcionar. Me exigía una cantidad de trabajo que no puedo dedicarle. Por eso abandoné la misión, pero no deseché la idea y seguí dándole vueltas en mi cabeza. Quizá, recicle la idea de los cajones de sastre árabe para convertirlos en boletines. Sí, así, si te interesa la música, la pintura o el cine árabes, podrás también acercarte a ellos. Tal vez, los mande los domingos o los viernes por la tarde porque empieza el fin de semana. Eso está por decidir todavía.

A partir de ahora, me propongo darle una vuelta de tuerca más a este espacio. Mi aspiración es contagiarte el amor por la literatura árabe, pero no bastará con una reseña, creo. Quiero ir un poquito más allá. ¿Qué es ese más allá? Todavía lo estoy perfilando para adaptar mis planes al tiempo del que dispongo. Eso sí, lo que no va a cambiar es que seguiré haciendo traducciones de los artículos de Arablit porque me resulta de gran interés comparar el flujo de traducciones de la literatura árabe en el mundo angloparlante con el nuestro.

¡Muchas gracias por haber leído hasta aquí! Por cierto, todos los jueves Silvia R. Taberné y yo os estamos proponiendo un hilo en el que hacer recomendaciones literarias. Ya hemos tenido un #SantJordiÁrabe, unas #páginasTurcas y unas #páginasPersas. Prometo que estos listados no se quedarán en eso. De hecho, no tardando mucho, publicaré el resultante de la primera etiqueta citada para que puedas imprimirlo y no tengas que volverte majara haciendo scroll y apuntando.

PD: En #LiteraturaÁrabe encontrarás también una buena cantidad de recomendaciones.

Notas

  1. En los planes de estudios de filología árabe te dicen que podrás convertirte en mediador/a intercultural. Se les olvida añadir que eso no será posible única y exclusivamente gracias al título en licenciado en Filología Árabe. Lo dejo aquí como aviso por si lo has pensado.

Los retos del cómic argelino y “una bonita producción nacional”

La editorial argelina Dalimen Editions es líder en el sector de publicación de cómics y trabajos ilustrados para lectores de todas las edades. Su fundadora, Dalila Nedjem, habla sobre los retos y oportunidades a los que hace frente este ámbito literario.

por Nadia Ghanem

En 2001, Dalila Nedjem fundó Dalimen Editions en Argelia. En sus inicios, la editorial estaba enfocada a publicaciones relacionadas con las artes y la tradición cultural. Sin embargo, cuando Nedjem comisarió la Feria Internacional del Cómic de Argel (FIBDA) en 2008, decidió incluir una línea de publicaciones de cómic y novelas gráficas en su editorial. Para hablar sobre la pasión por el mundo de la ilustración de Dalimen, Dalila Nedjem contestó muy amablemente a la pequeña entrevista que se puede leer a continuación.

Del panorama argelino del cómic

Hay unas pocas editoriales en Argelia que se dedican a promover y publicar a ilustradores y creadores de novelas gráficas. De hecho, este género en Argelia ha pasado por épocas de altos y bajos desde los noventa, década en la que dibujantes de viñetas como Brahim Gerroui (conocido como Gébé), Mohamed Dorbane y Said Mäkbel fueron asesinados. Los libros de estos tres dibujantes había disfrutado de un puesto inmejorable dentro del paisaje literario argelino en aquella década.

La historia del cómic argelino puede remontarse a la época de la pre-independencia a partir de algunos pocos facsímiles que han llegado hasta hoy día. Las viñetas de Ismael Aït Djafer en la prensa colonial de los 50 muestra que estaba realmente involucrado en la creación de viñetas e historias ilustradas a pesar de las restricciones impuestas por la colonización

La historia del cómic argelino puede remontarse a la época de la pre-independencia a partir de algunos pocos facsímiles que han llegado hasta hoy día

Como cabía esperar, el cómic y las viñetas comenzaron a saltar a las páginas de los periódicos durante la época postcolonial. Las viñetas y las tiras cómicas en serie aparecían en los periódicos de tirada nacional ilustrando los nuevos temas que importaban a la sociedad o narrando historias nuevas y originales. La prensa se convirtió así en escaparate para muchos dibujantes como Mohamed Aram, conocido como “el padre del cómic argelinoAhmed Haroun, Rachid Aït Kaci, Maz y Slim; por nombrar a algunos. Ellos, junto a algunos más, fundaron magazines clásicos como M’quidesh, El Manchar, and Bendir en 1969, 1990 y 2009 respectivamente. Estos artistas fueron los que sentaron las bases en la creación cómics con álbumes que reunían las tiras y viñetas que el dibujante había publicado en distintos lugares en un solo volumen o bien creaban nuevas historias y personajes.

Pasados los noventa, los cómics han vuelto a estar en auge, aunque han llegado a través de los años hasta ahora; cosa que queda clara en la FIBDA aún quedan multitud obstáculos por salvar. A pesar de que tiene un vasto entramado, todavía no es palpable. En los ochenta, se habían alcanzado ciertos niveles de libertad de expresión, impulsados por los cómics, que se perdieron en los años noventa; ni en la era Bouteflika ni ahora ni próximamente se ha podido ver ninguna serie de tiras sobre los encarcelamientos.

Pasados los noventa, los cómics han vuelto a estar en auge, aunque han llegado a través de los años hasta ahora; cosa que queda clara en la FIBDA aún quedan multitud obstáculos por salvar.

El tratamiento del dibujante Amine Benabdelhamid, Nime, es buen ejemplo de la arbitrariedad existente en los arrestos de los últimos tiempos. En diciembre del 2019, sentenciaron a Nime a un año de prisión, tres meses efectivos, por una caricatura de la persona que se convertiría en presidente tras la era Bouteflika. Finalmente, Nime pasó en la cárcel un mes ya que salió de prisión en enero de 2020; aunque su condena no fue anulada.

El mundo del cómic en Argelia va más allá del tema político, por supuesto, pero si le añades los costes de publicación y los quebraderos de cabeza que da la distribución, que se haga promoción de este género – sobre todo por parte de un peso pesado como Ndjem – se vuelve una tarea reseñable.

Entrevista

Nadia Ghanem: Primero voy a presentar a Dalimen a través de cómics como Waratha (colectivo) y Fatnam n'Parapli de Soumeya and Safia Ouarezki y Mohamed Benamour. ¿Cómo se te ocurrió especializarte en la publicación de cómics? ¿Con qué cómic comenzó su andadura Dalimen Publishers?

Dalila Nedjem: La idea surgió de una forma totalmente espontánea después de la creación del Algiers’ Festival International de la Bande Dessinée (El Festival internacional del cómic en Argelia). Desde este punto de vista, la mayoría de talentos argelinos habían dejado de publicar durante la “década negra”. La FIBDA posibilitó el renacimiento del noveno arte, el cómic, así como el aumento de la demanda de este género. De este modo, comenzamos nuestra aventura con la publicación colectiva Monstruos, que es una maravilla y vio la luz a raíz de un taller. Algunas editoriales sienten prevención ante este tipo de publicaciones, pero nosotros nos atrevimos a dar un paso adelante con ella y así es como comenzamos a desarrollar esta nueva línea editorial.

NG: Desde la creación de Dalimen, habéis publicado cómics y novelas gráficas, literatura infantil y para adolescentes, libros de sobremesa sobre las tradiciones argelinas como los tejidos con Tingurarin de Marie Claire Radrige, antologías como Pequeño diccionario de teatro argelino de Achour Cheourfi, Cuentos de terror argelinos de Zubeida Mameria, una de mis publicaciones favoritas de entre las que tenéis en la editorial, y también ensayos y biogafías. Sin embargo, anunciasteis que el número de publicaciones disminuirá debido a los problemas de financiación a los que hacéis frente. ¿Cómo es la situación actual de Dalimen?

DN: No me parece recordar que estuviera pensando en cambiar la línea de publicación de la editorial (ser ríes), pero no cabe duda de que durante un tiempo estuvimos en crisis, aunque no la sufrió específicamente nuestro sector; sino que afectó a todo el mundo y, además, tampoco fue a nivel nacional, pues fue una crisis económica y financiera global. En 2020, sin intención de pintar un cuadro poco halagüeño sobre el panorama editorial argelino, me gustaría decir que las cosas están lejos de ir sobre ruedas. Esto es porque para poder mantener la editorial a flote, necesitamos algo de ayuda estatal. Sin embargo, estamos muy esperanzados con que el nuevo gobierno reorganice y modifique el sector. ¿A caso no se han autodenominado como un gobierno reformista? Espera y verás, te dicen.

NG:Llegaste a Argelia con la clara intención de fundar una editorial que estuviera enfocada de forma inequívoca a difundir la tradición cultural argelina y eso es exactamente lo que hiciste con la creación de Dalimen en 2001.De hecho, la primera colección de libros la dedicasteis a la herencia cultural. Después,llegó una sobre las ciudades argelinas y, por último, una serie sobre pintores. Más tarde, sacasteis una colección infantil. ¿Cómo está el panorama editorial en la literatura infantil y juvenil en Argelia?

DN: He vivido en Argelia unos pocos años. Me enamoré del país, pero en aquel momento estaba trabajando en otro sector y no tenía planeado abrir una editorial; a pesar de que fundar una y vender libros era uno de mis sueños. Durante mi proceso de reorientación profesional, tras la apertura económica, estuve trabajando en el sector de la comunicación industrial en 1997. En 2001, fue el año en que inicié mi incursión en el mundo editorial. En realidad, era una extensión de mi trabajo en el ámbito de la comunicación. Comencé publicando pequeñas piezas de Said Mekbel y libros para niños. Me parecía bastante natural continuar con una línea de obras sobre la herencia cultural argelina, ya que es muy rica a la par que desconocida, especialmente por el público internacional. La especificidad de nuestra editorial es esta, precisamente, su vínculo con la herencia cultural argelina. De hecho, es un tema recurrente en todas las obras que publicamos, ya sean libros de mesa de centro, literatura juvenil o cómic.

NG: Sabemos que imprimir libros es difícil para las editoriales argelinas. El precio del papel es alto, no hay muchas imprentas y, por tanto, es fácil imaginar que crear libros a todos color y con imágenes de alta calidad es más que un reto. ¿Qué dificultades has tenido que enfrentar para editar los libros de mesa de café y los cómics?

DN: Como has señalado muy bien, los costes del papel son carísimos. Las imprentas no son tan escasas, tenemos que deshacernos de la idea que tenemos acerca de ellas. Los impresores argelinos tienen las mejores máquinas del mercado y una saber hacer; por tanto, son capaces de realizar libros bellísimos. Así las cosas, el principal escollo que nos encontramos es el precio del papel y su calidad. El cese de las importaciones ha impactado en todos los sectores, incluido el editorial. El segundo obstáculo, para mí, es la imposibilidad de tener una producción continuada. Contamos con una generación llena de talento; pero, por lo general, se contentan con publicar un solo volumen sin demasiada convicción de que continuarán.

NG: ¿Qué cambios harías para poder trabajar mejor y difundir publicaciones más fácilmente?

ND: Dalimen realmente desea aumentar el número de lectores de cómic. Queremos quitar de la cabeza de la gente la idea de que los cómics son solo para niños. Por supuesto, tenemos obra gráfica para niños y jóvenes, pero tenemos cómics para adultos porque son obras para todos los públicos. Hace unos pocos años, editamos el cómic Emir AbdelKader, que quisimos poner al alcance de los niños en los colegios. Nuestro objetivo era que las clases de historia fueran más atractivas. Esto es un nuevo método de enseñanza que ha funcionado muy bien en los países que la han puesto en marcha, ¿por qué no habría de tener éxito aquí también?

NG: Mientras leía los cómics y las novelas gráficas de tu editorial, me di cuenta de que muchos de ellos están dibujados por mujeres. Muy especialmente, me viene a la cabeza Nawel Louerrad, Safia y Soumia Ouarezki, y Rim Laredj.¿A qué trabajos creados por mujeres has destacado? ¿Qué temas tratan las mujeres te han marcado más? 

ND: Entre nuestras publicaciones no tengo ninguna preferida; cada una de ellas toca un tema y tiene sus propios códigos. Es un hecho que en Argelia tenemos una buena cantidad de mujeres creadoras de cómics; por este motivo, no puedo destacar esta o aquella obra simplemente porque la haya creado una mujer. Desde mi punto de vista, las mujeres y los hombres son iguales y, por tanto, el trabajo realizado por un hombre también puede hacerlo una mujer y viceversa. En respuesta a tu segunda pregunta, puedo decirte que los temas que más nos han marcado son los que tratamos en Monstruos, donde los jóvenes se expresan por sí mismos sobre incesto, violaciones o los años oscuros argelinos.

NG: Has sido la comisario del FIBDA desde su comienzo, ¿cómo se ve desde el extranjero la producción de cómics argelina? ¿Se van de la feria con novelas gráficas y cómics para publicar en el extranjero? ¿Estás publicando en el extranjero?

DN: Tenemos la gran suerte de tener una estupenda producción nacional. En estos 12 años, la industria editorial y su producción se ha desarrollado notablemente. De hecho, el cómic argelino cuenta hoy en día con cierto reconocimiento internacional. A menudo, los extranjeros se sorprenden por las temáticas que se tocan y la forma en las que están dibujados. Por lo general, consideran que son trabajos de relieve y brillantes. Por supuesto, se llevan obra gráfica y cómics argelinos sobre los que hablan en sus respectivos países. Por el momento, la distribución de nuestras publicaciones la realizamos en las ferias y festivales en los que participamos. Así mismo, también vendemos bajo petición por correo electrónico. Algunos de nuestros libros, se venden en librerías en el extranjero como, por ejemplo, en la que tienen en el Institut du Monde Arabe.

NG: Eres la directora de la librería Algiers Point Virgule, donde organizas una buena cantidad de eventos para poner en contacto a los lectores y a los autores. ¿Con qué tipo de libros te gusta llenar las estanterías de este espacio?

DN: Es importante para los autores estar en contacto con los lectores. Esto haciéndome cargo de esta librería hace al menos 16 años y este tipo encuentros siempre ha formado parte de nuestra programación. El tipo de libros que hay en las estanterías depende de la demanda que exista. Hay libros para niños, de historia, de actividades extracurriculares, de desarrollo personal y todos aquellos que son más demandados por nuestros usuarios. No obstante, me mantengo muy próxima a la literatura internacional.

NG:¿Qué obras de Dalimen recomendarías leer a quienes quieran adentrarse en vuestra editorial?

DN: Si me preguntas por mis favoritos a día de hoy, te recomendaría que leyesen La última prueba de amor de Jamil Rahmani y Michel Canesi. ¡Es maravillosa!

Y hasta aquí esta fantástica panorámica de la situación del cómic en Argelia a través de la entrevista que Nadia Ghanem le realiza a Dalia Nedjem, que puedes leer en inglés en Arablit.

Aprovecha la cuarentena para asomarte a la cultura árabe

Iba a empezar este escrito con la típica expresión: la cuarentena es una gran oportunidad para… Pero, me he arrepentido porque, la verdad, creo que andamos todos un poco desorientados y confundidos. Desde luego, no conocer cuándo llegará el fin de este confinamiento no ayuda mucho a conservar la calma. Además, dependiendo de la situación de cada uno, pues, así podremos hacer o no hacer, ¿verdad?

En cualquier caso, más que decir que es una gran oportunidad, diré que, por lo menos, esta situación nos deja un poco de tiempo libre que, quizá, nos apetezca invertir en asomarnos al mundo árabe. Así, porque sí, por gusto de ver qué les pasa allí y cómo lo están llevando porque, al fin y al cabo, este virus nos ha llegado a todos y las iniciativas que se están tomando en el mundo de la cultural – músicos, cantantes, cine, etc.- son muy similares a las que se están tomando aquí.

Así que, si quieres salir de la monotonía (o no) de estos días, vente que vamos a escuchar un poco de música que, quizá, te haga bailar un poco (la entiendas o no, no te preocupes). También te invito a que cojas papel y lápiz para tomar nota de algunas recetas que te ayudarán a romper la monotonía y viajar a través de los sabores. Que nada de lo anterior es lo tuyo, pues, te vienes al cine, ¿qué te parece? Venga, vamos.

Música que invita a quedarse en casa

Tamer Nafar

Si no bailas con esto, yo ya no sé. Se pega mucho, muchísimo.

Autostrad

Este grupo egipcio que ha sacado disco hace muy poquito, también nos habla sobre este confinamiento de una forma que, como mínimo, te hace mover los pies.

Hatim Ammor ha creado esta canción para agradecer a todos aquellos que están en primera línea de esta epidemia en Marruecos que los cuiden y los protejan.

A cocinar desde el Magreb hasta Oriente Medio

Ahora que hemos movido un poquito el cuerpo, nos vamos a meter en la cocina. En esta santa casa hoy hemos comido pescado a la shermoula con revuelto de calabacín. Si te apetece probar esta salsa, te dejo por aquí una receta; aunque está en marroquí, no hay problema, porque vas viendo la imagen y te haces una idea.

La receta viene del canal de Choumicha, una famosa cocinera marroquí que tiene un programa en la televisión marroquí y un canal en Youtube que, si eres un poquito cocinillas, seguro que te apetece trastear.

Cinco Chefs norteafricanos para seguir en IG

En Mille World, nos proponen a cinco chefs norteafricanos para que, si nos pica el gusanillo del cambio, nos inspiremos y saltemos a otros sabores. A mí particularmente, me gusta mucho My Moroccan Food porque la forma en que renueva los platos me resulta interesante.

Cocina siria

Espera, espera que tengo más propuestas. Gabriel Garroum está dando todos los días en la red social del pajarito una receta

Vámonos al cine

Ahora que ya hemos bailado un rato y nos hemos preparado algo delicioso para comer, podemos sentarىos a ver unas películas. Si tenemos tiempo, porque con tanta propuesta que circula estos días, a lo mejor ya tenemos la agenda abarrotada y algo de descanso también es necesario.

Aflamuna

Aflamuna. Este proyecto lo ha puesto en marcha Ayam Beirtu al. Cinem’iya y se pueden ver las películas hasta el 8 de abril. Así que aún tenemos una semanita para echarle un ojo. LAs películas que se pueden ver son, Aviso, alguna de ellas no se pueden ver por cuestiones de localización geográfica.

aflamuna (our films) is an initiative launched by a group of arab filmmakers and film institutions, lead by Beirut DC. During these hard times – and hopefully long after they’ve passed – we will be bringing you some of the best, most thought-provoking and independently-minded works of contemporary Arab cinema to enjoy for free on this website for a limited time. A new issue will be released every 15 days.

Por cierto, en la web hay un enlace que te lleva a otras propuestas similares que encontraréis al final de la web.

Por aquí otro propuesta, 200 películas de cine argelino

Para terminar, un poema de Darwish que nos invita a permanecer en nuestra casas

Tengo unas cuantas propuestas más guardadas, las dejaré por aquí no tardando mucho. La siguiente tanda está más centrada en el aprendizaje del alifato y el desarrollo de la habilidad lectoescritor.

¡Gracias por haber leído hasta aquí! Si tienes algún recurso que te parezca interesante y que a mí se me haya pasado, adelante, déjamelo en comentarios. Compartir es vivir.