Esta soy yo

María Isabel González Martínez

He sido y seré (espero) muchas cosas: cuidadora, profesora de español como lengua extranjera y de lengua y literatura españolas a domicilio, regente de una tintorería y, en alguna ocasión, community manager en algún proyecto, dibujante amateur y una loca por la literatura árabe.

Una loca por la literatura árabe

Y no solo eso. Recuerdo que cuando era pequeña y me preguntaban: ¿Qué quieres ser de mayor? — Abogada, como Perry Mason, decía yo — Supongo que influenciada por las series que se veían en casa. Sin embargo, a medida que fui creciendo, comencé a escuchar las historias que mi padre contaba sobre mi abuelo paterno, al que, por desgracia, nunca llegué a conocer.

Mi abuelo, según cuenta la intrahistoria familiar, fue fichado por un mecenas que quería convertirlo en profesor de árabe en la Universidad de Salamanca. Así que, lo enroló para que aprendiera árabe. Sin embargo, la vida y la guerra civil patria impidieron que llegará a cumplir con el destino para el que lo habían elegido. Eso sí, parece ser que fue uno de los intérpretes que asistía en los interrogatorios que se les hacía a los guardias moros que apresaban en la zona republicana de levante.

Todavía no he podido corroborar la historia, no sé si lo conseguiré, pero estoy en ello.

No fue solo la historia de mi abuelo la que sembró la idea en mi cerebro de estudiar filología. También contribuyó la historia de una prima que muchos años antes que yo, y no sé realmente si debido a mi abuelo, también cursó filología árabe y se fue a vivir a Egipto durante unos años. Me llamaba mucho la atención aquellas anécdotas que nos contaba.

Así, cuando estaba en tercero de bachiller comencé a responder a la pregunta de qué vas a estudiar con filología árabe. Así empecé yo mi historia con este lengua y su cultural

¿Por qué escribo sobre literatura árabe?

Muy simple, considero que no tiene la suficiente difusión y divulgación que merece. El panorama literario árabe actual es muy interesante y me parece una forma de reivindicar; aunque sea desde un lugar pequeño y modesto, que se hagan más traducciones para que los lectores españoles también tengan acceso a otras formas de ser y estar en el mundo. Al fin y al cabo, el mundo árabe no es tan ajeno a nosotros como solemos pensar.

Contacto

¿Tienes algo que contarme?