Mucho más que tres novelas cortas: Trilogía de Argel de Yasmina Khadra

Por Silvia R. Taberné (@Silvia84)

Porque son mucho más que tres libros cortos que con cierto maniqueísmo comparan al honesto comisario Llob con el entramado de fanáticos y corruptos que pululan por la capital argelina. 

Silvia R. Taberné

El escrito sirio-alemán Suheil Fadel, más conocido como Rafik Schami, comentaba en su libro Sofía y el origen de todas las historias que la novela negra no era tema recurrente en la literatura árabe, quizás porque para ‘negra’ la historia de golpes de Estado y dictaduras de muchos de estos países que no dejan espacio para más casos truculentos inventados.

La verdad es que no sabría apreciar el peso e importancia de este género en la literatura de la zona y desconozco si las novelas argelinas han llegado a manos del escritor sirio, pero lo que es seguro es que el Argel en los años 90 daba para convertirse en protagonista de este género y otro escritor, también bajo pseudómino, lo supo ver: Mohammed Moulessehoul, mucho más conocido internacionalmente por Yasmina Khadra.

Postal argel. calle michelet. - Vendido en Venta Directa - 78360637

Es precisamente con las novelas negras que componen la Trilogía de Argel con los que el escritor argelino alcanzó la fama internacional, algo que conllevó el tener que escribir bajo otro nombre para evitar la censura, tema que aparecerá en el protagonista, Llob, escritor en sus tiempo libre. Y lo entendemos. Porque son mucho más que tres libros cortos que con cierto maniqueísmo comparan al honesto comisario Llob con el entramado de fanáticos y corruptos que pululan por la capital argelina. 

El punto fuerte de esta trilogía no son los casos en sí, a saber: corruptos demasiado listos o con demasiado poder -o eso creen- que se alían con terroristas fanáticos y un amplio abanico de crápulas de baja estofa a los que nuestro protagonista debe pararles los pies.

El punto fuerte, como decimos, es el que convierte a la ciudad y sus habitantes comunes en verdaderos protagonistas de la novela.

El punto fuerte, como decimos, es el que convierte a la ciudad y sus habitantes comunes en verdaderos protagonistas de la novela. Y es que si se quiere descubrir un país, más que sesudos ensayos, no hay nada como sumergirse en su propia literatura.

Khadra nos habla de la oportunidad desperdiciada de la década de los 90, de la violencia que llevó a que más de 70 periodistas fuesen asesinados en apenas una década y que muchos intelectuales tuviesen que exiliarse si no querían perder la vida, del miedo al salir de casa y no saber si se volverá, del fanatismo (un tema ampliamente desarrollado en muchas de sus obras posteriores) de los intereses y la corrupción

Y además cuenta con una prosa socarrona, canalla, pero especialmente en el tercer libro, muy pesimista, un rasgo característico del autor. Por cierto, para aquellos lectores que echamos de menos a Llob, Khadra nos regaló una precuela publicada en 2004: La parte del muertoNo se lo pierdan.


Si te gusta la novela negra y te apetece profundizar, concretamente, en la historia de este género en Argelia, te propongo hacerlo a través de este artículo de Nadia Ghanem publicado en Arablit y que traduje al español para que contáramos con esta información en nuestro idioma.

Por cierto, el momento exacto en el que Rafik Schami pone en boca de Salman los motivos por los que no hay buenas novelas policíacas en el mundo árabe lo encontrarás de la página 245 a la 254 de la novela citada al comienzo de esta reseña. Ahí lo dejo por si te apetece echarle un ojo.


Muchas gracias por tu tiempo. Volvemos pronto con más. Quizá con un viaje por la literatura tunecina traducida al español.

Los 50 años de historia de novela negra argelina en +60 libros

¿Cómo es la novela negra en una sociedad en la que el sistema judicial no funciona?

Por Nadia Ghanem

Tanto el crimen, como aquellas actividades que le son inherentes, están de plena actualidad en la sociedad argelina hoy. Más allá de las protestas pacíficas que llenan las calles del país desde el pasado mes de febrero, es preocupante la cantidad de mujeres y hombres detenidos por llevar la bandera amazigh durante las protestas del viernes. Estas detenciones, de las que ha empezado a informarse en pasado mes de junio, en principio eran esporádicas; sin embargo, inmediatamente pasaron a ser muy numerosas y, además, se juzgaba rápidamente alos detenidos. Según el Estado, portar la bandera amazigh es un ataque contra la unidad nacional y, por tanto, un delito.

El pasado lunes 12 de noviembre, se juzgó a 42 mujeres y un hombre que había sido detenidos por el cargo de agitadores. El veredicto llegó por la noche tras un día de deliberaciones. Así las cosas, se sentenció a veintiuno de los enjuiciados a penas muy similares: 12 meses de cárcel, con 6 meses de suspensión y una multa de treinta mil dinares. Al día siguiente, martes, se juzgó a ocho arrestados más que fueron condenados a seis meses de cárcel y una multa de cuantía similar a la impuesta el día anterior. En los próximos días se jugará al resto de detenidos; entre los que se encuentra Mohamed Tadjadit, conocido como el poeta de la revolución y al que arrestaron el pasado 14 de noviembre por atacar a la “unidad nacional” a través de sus versos.

Desde que se produjeran estos arrestos, dos son las preguntas que rondan nuestras cabezas: ¿Cuál es el nombre del crimen del que hemos sido testigos? ¿Quién es el criminal? Las respuestas a estas dos preguntas están en la ficción negra argelina, donde el problema central es una justicia corrupta.

Salvando las distancias y teniendo en cuenta que la respuesta a los problemas que hay en Argelia es la corrupción de la justicia, parece claro que el género negro no ha sido muy cultivado por los escritores argelinos. La causa principal de esto es que no se promueve la literatura de género en el país. Aún así, la novela negra emergió en Argelia en los años 70 y, desde entonces, está mucho más viva. Aquí mostramos parte de su historia.

La novela negra argelina

En 1970, la SNED acrónimo de la National Publishing and Broadcasting Company de Youcef Kader, pseudónimo del escritor Roger Vilatimo, un novelista de origen catalán que escribió durante años para otros con otro nombre. Esta decisión editorial abrió las puertas de Argelia a este género literario; por lo que, durante 10 años, las novelas negras escritas por escritores argelinos pasaron a formar parte de la oferta editorial. He leído al menos siete novelas de la década de los 70, la mayoría de Abdelaziz Lamrani.

En 1970, la SNED acrónimo de la National Publishing and Broadcasting Company de Youcef Kader, pseudónimo del escritor Roger Vilatimo, un novelista de origen catalán que escribió durante años para otros como negro.

Entre 1979 y 1989, 11 historias más de detectives, la mayoría publicadas en ENAL, el nuevo nombre de SNED, que se estableció como the Algerian National Company for Books. En este periodo, se lanzó la novela Piratas del desierto de la escritora Zehira Houfani; la historia transcurría en Tamanrasset. Esta autora es la primera prueba de que ha habido mujeres argelinas que han escrito novela negra.

La década de los noventa, se conoce como la década negra porque durante la misma el horror, el caos y la sangre lo tiñeron todo. En mitad de este caos aparecieron 10 novelas negras. Fue en este momento en el que emergió la serie de novelas de Yasmina Khadra protagonizadas por el inspector Llob. Esta saga de novelas dio algo más que titulares en la literatura francesa y, debido a la gran presión, se terminó por descubrir que tras la pluma de Yasmina estaba en realidad Mohamed.

Entre 2000 y 2009, he encontrado 15 novelas negras argelinas publicadas en Francia y Argelia respectivamente. Una de las novelas más remarcables es La muerte de Sonia Zaïd (sin traducción al español) de Rahima Karim donde se investiga un suicidio que en realidad no lo es. Mi coronel de Francis Zamponi es un imperdible. A pesar de que Zamponi es francés y de que su novela se editó en Francia, he decidido incluirlo en la lista porque, a través de esta novela, conocí, por primera vez, lo que supusieron las masacres de Guelma y Sétif.

Fragmento de la película Mon Colonel dirigida por Laurente Hebiet basada en la novela de Zamponi

De 2010 hasta hoy, han aparecido otras 14 series de detectives, entre los que se encuentran Sarakat Nejma de Amel Bouchareb, escrito en árabe, donde se entremezclan la intriga con dos historias sobre el asesinato de un pintor retornado a Argelia. También merece la pena destacar a Ahmed Tiab, que ha imaginado cómo serían los juicios de los inmigrantes que cruzan Argelia para llegar a Europa.

El 2020 que está a la vuelta de la esquina, será el momento para celebrar los 50 años de novela negra en Argelia. Una celebración que debería dedicarse a escritores como Adlene Meddi.

Los escenarios de los crímenes en la novela negra argelina están diseminados a lo largo de todo el país: Orán, Tamanrasset, los pueblos de la Qabilia y, por supuesto, en Argel, la capital. Por regla general, en estas novelas hay mucho humor y su ritmo narrativo es más o menos rápido en relación al cine negro. Todos los autores que escriben este género comparten un denominador común que va más allá de la narración: quieren explorar las diferentes formas en el que el ser humano se relaciona a partir de la ausencia del otro más que de la convivencia con él; también están interesados en las consecuencias que trae reclamar la verdad, no por motivos honorables; sino, más bien, para mantenerse cuerdo.

Desde crímenes políticos y de estado hasta crímenes mezquinos y familiares, que investigan o bien profesionales reputados o inexpertos en estas lides, los escritores argelinos han escrito algunas de las obras más entretenidas que nunca he leído. Así como, desde mi punto de vista, son los libros más brillantes del corpus literario argelino.

La lista de libros

Para tejer bien el relato, solo quiero decir que he guardado esta lista de libros que compartiré a continuación. No se trata de un listado exhaustivo y, por supuesto, está totalmente abierto a sugerencias. El lector se dará rápidamente cuenta de que la mayoría de obras incluidas en la lista están escritas en francés. Esto no quiere decir que no existan escritores argelinos que escriben este tipo de género en árabe; sino que está relacionado con mi habilidades lingüísticas -me siento mucho más cómoda leyendo en francés que en árabe. Así mismo, tampoco hay obras escritas en tamazigh en esta lista. Por tanto, el lector debe entender que la ausencia de determinadas obras en este listado está relacionado con lo anteriormente comentando y no con la inexistencia de estas obras en la literatura argelina.

Los libros que he incluido en la lista están escritos por argelinos que viven en el país o fuera de él y, además, pueden estar publicados fuera de Argelia o dentro de sus fronteras. Lo cierto es que la definición de quién y qué es argelino en el contexto de la producción literaria es problemática. Por tanto, he decidido basarme en el enfoque europeo del apropiacionismo, procurando mantener en la lista a aquellos que considero que han dejado marca en este género. De ahí que haya mantenido en la lista a Youcef Kader y a Francis Zamponi; su influencia en el género negro de la literatura argelina es innegable. Así mismo, he dejado en la lista una serie de obras que considero “periféricas” porque no son obras que se puedan considerar estrictamente detectivescas; sin embargo, su argumento está basado en un crimen ya sea porque se hable sobre una investigación o sobre el asesino. Por tanto, en esta sección, he incluido libros escritos por autores no argelinos pero que sitúan la narración en algún punto de Argelia (ver, por ej., Un bigote sin besos) o historias que están inspiradas o basadas en hechos reales acontecidos en este país.

El listado está organizado por año de publicación y las novelas traducidas al inglés están marcadas. Las últimas obras son básicamente producción de Yasmina Khadra y Amara Lakhous. (Nota: he remarcado la sobras que podemos encontrar en español).

Mientras investigaba sobre la literatura negra argelina, descubrí a tres académicos que se han convertido en mi guía en esta búsqueda. Sus publicaciones e investigaciones están publicadas en línea y son de acceso libre y gratuito.

– Dr Miloud Benhaimouda (2008): Mythologies du roman policier algérien (Mythologies of the Algerian detective novel)

Miloud Benhaimouda , tesis doctoral, (2004-2005): Formation du Roman Policier Algerien 1962-2002 (El desarrollo de la novela de detectives argelina ente 1962 y 2002)

Beate Bechter-Burtscher, tesis doctoral, (1998) : The development of the Algerian detective novel written in French 

Novela negra argelina. El listado

2019. La dernière enquête de Daho Tabti, Casbah editions, Algeria

2017 1994 de Adlene Meddi (Barzakh editions, Algeria, also released in France by Rivage editions in 2018). Si quieres leer a este periodista argelino, puedes hacerlo en Middle East Eye.

2016 Kharidj el-Saytara (خارج السيطرة) de Abdelatif Ouldabdellah (El-Ikhtilef editions, Algeria)

2016 Le désert ou la mer de  Ahmed Tiab (éditions de l’aube, France)

2016 Le français de Roseville de Ahmed Tiab (éditions de l’aube, France)

2015 Sakarat Nedjma (سكرات نجمة) de Amel Bouchareb (Chihab editions, Algeria). 2015. Nabadhat akher al-leil deNassima Bouloufa (Vescera editions, Algeria)

2014  Shifra min sarab (شيفرة من سراب) de Ismael Ben Saada (Chihab eds, Algeria, 2014)

2014 ¿A qué esperan los monos...? de Yasmina Khadra (Julliard editions, France)

2014 Dispute Over a Very Italian Piglet de Amara Lakhous (la fecha de traducción de la versión europea es 2014 y fue editada por Europa Editions y su traductora fue Ann Goldstein. El original italiano se publicó en 2010).

2014 Intrigue à Sidi Fredj de Khaled Mandi (Mazola Communication Editions, Argelia).

2012 Alger la noire de Maurice Attia (Barzakh Editions, Argelia. En Francia la publicó Actes Sud en 2006).

2010 Le roman noir d’Ali de Abdelkader Ferchiche (Alpha Editions, Franci, 2010)

2009 Le Pouvoir de l’Ombre by Mohamed Benayat (Mille Feuilles editions, Argelia)

2008 Choque de civilizaciones por un ascensor en Piazza vittorino por Amara Lakhous (transl. by Ann Goldstein from the Italian, published by Europa editions, UK. En el caso de la traducción española está publicado en Hoja de Lata y el traductor es Francisco Álvarez González).  

2008 La prière du Maure por Adlene Meddi (Barzakh editions, Argelia).

2008 Commissaire Krim por Y.B. (aka Yassir Benmiloud) (Grasset editions, Francia)

2007 Ombre 67 de Ahmed Gasmia (Casbah editions, Argelia).

2006 Complot à Alger de Ahmed Gasmia (Casbah editions, Algeria).

2004 La parte del muerto de Yasmina Khadra (transl. to English by Aubrey Botsford, released by Toby Crime. The original french La Part du Mortwas published by Julliard editions, France, in 2004).

2002 Meurtres en Sérail de Charaf Abdessemed (Métropolis editions).

2002 A la mémoire du commandant Larbi de Nabil Benali (Barzakh editions, Argelia)

2002. Le meurtre de Sonia Zaïd de Rahima Karim (Marsa editions, Argelia/Francia)
2002. Takfir Sentinelle de Lakhdar Belaïd (Gallimard editions, Francia).
2002. Le casse-tête turc de Adlene Meddi (Barzakh Editions, Argelia).

2001 El juramento de los bárbaros de Boualem Sansal (Gallimard editions, Francia). En español está editada y publicada por Alianza Editorial.

2000 L’homme de la première phrase de Salah Guemriche (Rivages editions, France)

1999 Mon Colonel de Francis Zamponi (Actes Sud Editions, Francia, reprimpresa en 2006. Se hizo una versión cinematográfica en 2006).

1999 Les ardoises de la mémoire de Mouloud Akkouche (Gallimard editions, Francia. Akkouche tiene orígenes argelinos).

1998. Trilogía de Argel de Yasmina Khadra (el Inspector Llob Mystery, traducido al inglés por Aubrey Botsford y publicado en 2006 por Toby Crime como Autumn of the Phantoms. El original francés se publicó bpor Baleine editions). En el caso de la publicación española, aparece junto a otras dos obras más de este autor en la Trilogía de Argel que publicó Alianza editorial.

1998. 31, rue de l’aigle de Abdelkader Djemaï (1998, Michalon editions, Francia)

1998. Avis d’échéance de Mouloud Akkouche (Gallimard editions, Francia).

1997 Morituri by Yasmina Khadra (Baleine editions, Francia. Inspector Llob Mystery, publicado en Tobi Crime editions en 2004, traducido al inglés por David Herman). En español está publicado junto a Doblle Blanco y El Otoño de las Quimeras. 

1991 Fredy La Rafale de Mohamed Benayat(ENAL editions, Argelia)

1990 El loco del bisturí de Yasmina Khadra (El primer caso del Inspector Llob, publicado por Laphomic editions, Argelia)

1990 L’empire des démons de Saïd Smaïl (SNED, Argelia)

1989 Les barons de la pénurie de Saïd Smaïl (SNED, Argelia).

1989 L’achipel du Stalag de Djamel Dib (ENAL, Argelia)

1988  Adel s’emmele de Salim Aissa (ENAL editions, Argelia)

1989 Double Djo pour une muette de Rabah Zeghouda (ENAL, Argelia)

1987 Mimouna de Salim Aissa (Laphomic editions, Argelia)

1986 La Saga des Djinns de Djamel Dib (ENAL, Argelia)

1986 La résurrection d’Antar de Djamel Dib (ENAL, Argelia)

1986 Les Pirates du Desert de Zehira Houfani (ENAL, Argelia).

1986 Le Portrait du disparu de Zehira Houfani Berfas (ENAL, Argelia).

1981 Banderilles et muleta de Abahri Larbi (SNED, Argelia)

1980 Piège à Tel-Aviv de Abdelaziz Lamrani (SNED, Argelia)

1973  D. contre-attaque de Abdelaziz Lamrani (SNED, Argelia)

1972 Les Bourreaux meurent aussi...de Youcef Khader (SNED, Argelia)

1972 Quand les “Panthères ” attaquent…de  Youcef Khader (SNED, Argelia)

1970 La Vengeance passe par Ghaza de  Youcef Khader (SNED, Argelia)

1970 Délivrez la Fidayia! de Youcef Khader (SNED, Argelia)

1970 Halte au plan « terreur » de Youcef Khader (SNED, 1970, Argelia)

1970 Pas de « Phantoms » pour Tel-Aviv de Youcef Khader (SNED, Argelia)

Los periféricos

Escritores no argelinos

2009 Le Mur, le Kabyle et le Marin de Antonin Varenne (Viviane Hamy editions, Francia. Una novela con un fuerte componente de ficción detectivesca, cuya acción transcurre parcialmente en Argelia)

2004 Un baiser sans moustache de Catherine Simon (Gallimard editions, Francia. Simon fue corresponsal de Le Monde para Argelia y la enviaron allí de nuevo en los noventa. La investigación de este crimen ocurre en este país).

2002 Le pied rouge de François Muratet (Actes Sud editions, Francia. Muratet es un escritor francés nacido en Marruecos. Su historia está inspidada en la guerra de independencia argelina).

1984 Asesinatos Archivados de Didier Daeninckx (Gallimard editions, Francia. Novela inspirada en la masacre de manifestantes argelinos en Paris el 17 octubre de 1961). En España, la encargada de publicar esta historia ha sido Akal.

Con investigación criminal de fondo

2014 La Mission de Mohammed Benchicou (Koukou editions, Argelia/Francia. An entertaining investigation of the Tinguentourine hostage events led by a professor from King’s college).

2006 Le Chien de Titanic de Ali Malek (Barzakh editions, Argelia. El argumento se basa en cómo el asesinato de Titanic, el perro de un capitán de la policía en la Villa de la Kabilia, genera tensiones entre los habitantes de la población y el cuerpo de seguridad).

1999 Au nom du fils de Abed Charef (Aube editions, Francia. La historia trata sobre un padre cuyo ha hijo ha dio secuestrado).

Intriga

2011 Abduction de Anouar Benmalek (traducito del francés por Simon Pare y publicado por Arabia books. The original French Le Rapt was published by Fayard editions and released in 2009).

De Anouar Benmalek tenemos publicado en español los Amantes de Argel en Akal
nadia

Dr. Nadia Ghanem es editora argelina de Arablit. Vive entre Argelia y Gran Bretaña y es autora del blog tellemchaho.blogspot.co.uk sobre cómo es vivir en Argelia y su literatura.

Puedes leer el artículo original en inglés publicado en Arablit aquí. Si tienes alguna aportación que hacer al listado, es bienvenida. ¡Muchas gracias!

Literatura árabe para Semana Santa

Porque la literatura es una forma de viajar y de vivir otras vidas, dejo un listado de novelas árabes para hincarles el ojo estas vacaciones de Semana Santa.

Con esta lista pasarás por Argelia que está de actualidad estos días; aunque no lo parezca si ves los telediarios españoles. El viaje a este país vecino del Mediterráneo es cortesía de Yasmina Khadra y su A qué esperan los monos. De mano de este autor, quédate en Europa y averigua cuáles pueden ser los motivos que llevan a alguien a atentar contra la vida de otros.

Otro destino que puedes visitar es Israel. Puedes quedarte allí unos días viviendo como árabe en Jerusalén Oeste. De este modo, experimentarás cómo es la vida allí y los problemas diarios a los que hacer frente. Con Segunda Persona del Singular, tu perspectiva de la identidad y del lugar que ocupas en el mundo a lo mejor cambia tras lectura de esta novela. Quizá, deberíamos preguntarnos más por quién es el otro; qué sé de él,

¿Qué te parece convertirte en un sirio exiliado que vuelve a Siria después de largos años fuera de tu tierra? Eso sí, no vayas a creer que la nostalgia será el mayor de tus problemas; sino la venganza. Si te has quedado fascinado con Siria, quizá te apetezca más conocer su historia a través de una estirpe familiar que te la irá contando. Entonces, no dudes en adentrarte en El lado Oscuro del Amor; eso sí, que no te engañe el título porque no vas a encontrar romanticismo a raudales.

Listado de novelas árabes para leer durante las vacaciones de Semana Santa o el día del libro

Si no te han convencido estos planes de Semana Santa, hay más posibilidades. Por ejemplo; puedes hospedarte en el hotel Miramar y pasar unos días en Alejandría. Si no te convence mucho, puedes poner rumbo al Líbano y disfrutar de las múltimples historias y cuentos que tiene para ti Rabih Alamedine. ¿A quién no le gusta un cuento bien contado? La última propuesta de viaje que tengo es a Iraq. Visitarás este país si decides pasearte por Los Jardines del Presidente o leer Fragmentos de Bagdad.

Hasta aquí llego con mi agencia de viajes y mis ofertas. Si te decides por alguna, cuéntame qué te ha parecido

¡Que tengas unos días estupendos de descanso!

Una novela negra y las protestas en Argelia

Este escrito lleva en borradores desde que comenzaron las protestas en Argelia. Decidí recoger la información que iba leyendo porque, no sé muy bien por qué, a los medios convencionales no les interesa lo más mínimo lo que ocurre en este país vecino. Esto me parece sorprendente, no porque estén a 500 km de distancia, si no porque nuestro país depende energéticamente de Argelia (1).

Si el gas que consumimos en nuestro territorio llega desde allí, ¿cómo es posible que no nos interesen los cambios que se producen allí? Es lo mismo que ocurre con Marruecos (2), muy poco nos interesamos por el reino Alauí a pesar de ser uno de los países que nos ayuda con el control de fronteras y con el que tenemos una intensa relación comercial.

Protestas en Argelia

Estos días Argelia es un hervidero. Las calles se han llenado de protestas a raíz de la convocatoria de nuevas elecciones a las que se presenta por quinta vez Abdel Aziz Boutefliqa. La cuestión es que cuando se convocaron las elecciones, este candidato estaba hospitalizado en Suiza debido a su frágil estado de salud. Por tanto, no es de extrañar que la gente se lanzase a las calles para protestar porque: ¿cómo podía presentarse a las elecciones un candidato que ni siquiera puede hacer campaña?

Las protestas, en las que los argelinos hicieron gala de su sentido del humor, surtieron efecto y el ejército argelino ha decido retirar su apoyo al candidato Buteflika y abrir un periodo de transición que culmine con la nueva convocatoria de elecciones.

El humor ayuda a entender mejor la situación, aquí el candidato Boutefliqa.

Una canción para el cambio

Estoy leyendo sobre lo que ocurre en Argelia a través de Maghreb Voices (árabe/inglés/tamazig), editado desde EEUU. He encontrado este medio recientemente vía Youtube y considero que es una referencia interesante para conocer el Magreb (Mauritania, Marruecos, Argelia, Túnez y Libia). A través de este medio también he conocido la existencia de una canción creada por una serie de artistas argelinos con motivo de este levantamiento:

Otro medio a través del que me informo sobre la situación en Argelia es la cuenta que tiene en Twitter la Deutsche Welle alemana en árabe. (Por cierto, en esta cadena se emite un programa Shabab Talk, del que hablaré en otro post porque desde mi punto de vista sirve para acercarse a la forma de pensar de la gente joven en el Mundo Árabe).

Una novela negra para conocer el entramado del poder en Argelia

Como venimos diciendo, parece que los argelinos han decido echarse a las calles cansados de esperar que cambie la situación, como dice Yasmina Khadra en La revolución argelina contra los depredadores han decido tomar las riendas para lograr ese soplo de aire fresco que estaban esperando y que todavía no ha llegado.

Estas protestas, me han traído a la cabeza la novela A qué esperan los monos… de Yasmina Khadra. En ella el autor nos habla sobre cómo los poderosos en Argelia se sienten con la impunidad de cometer los crímenes más atroces porque saben que no pagarán las consecuencias.

Alianza Editorial

Por supuesto, para que quien detenta el poder pueda perpetuarse cuenta con la ayuda y el beneplácito de medios de comunicación, cuerpos de seguridad y el silencio de la mayoría. Todos ellos quedan retratados en esta estupenda novela que denuncia la situación argelina. Ahí va una pequeña muestra de las muchas perlas que se pueden encontrar en las novelas.

“En la comisaria de policía:

¿Cuál es el problema señor?

Acabo de denunciar al Estado.

Ambos policías de miran, perplejos, antes de soltar una carcajada.

No soy un humorista – dice el ciudadano.

Ni esto un café-teatro – dice uno de ellos- (…)

Soy víctima de un sistema corrupto, por lo que denuncio al Estado aquí mismo, en la Comisaría de Argel

Yasmina Khadra

Por esa razón y teniendo en cuenta las circunstancias actuales de Argelia, quizá sea una lectura útil para comprender cómo funcionan las altas esferas políticas y sus métodos para mantenerse en el poder contra viento y marea. Si alguien que pase por aquí, la ha leído y le apetece comentarla. ¡Bienvenida sea!

Nota mental:

Me he dado cuenta de que tengo un campo literario que explorar: el argelino. Así que me guardo las sugerencias que hacen los siguientes enlaces:

(1) Las relaciones España-Argelia, una mirada desde España, (2007), Rafael Bustos en CIDOB
(2) España-Marruecos: Más allá de las relaciones diplomáticas y económicas publicado por el CODOB

Khalil

Khalil es el título y el nombre del protagonista de la última novela de Yasmina Khadra, un escritor argelino de novela negra muy prolífico que tiene la habilidad de tocarte la fibra con sus historias. Los temas que plantea en ellas y la forma en la que lo hace se quedan flotando en tu cabeza.

Confieso que me encanta la novela negra, me parece un género que describe muy bien la condición humana. A partir de un crimen se despliega toda una galería de personajes cuyas conductas y pensamientos sirven para describir la sociedad en la que vivimos. En Occidente, la novela negra goza de muy buena salud. De hecho, hay muchos detectives famosos a los que puedes seguir en sus andanzas.

Sin embargo, en el mundo árabe este género es relativamente nuevo o no se cultiva tanto. ¿Los motivos? Quizá, sean los que apunta Rafik Schami, escritor sirio exiliado en Alemania, en su novela “Sofía o el origen de todas las historias “:

” Creo que ningún árabe puede imaginarse que un comisario , por honrado, inteligente y responsable que sea, pueda plantear las preguntas necesarias para aclarar un asesinato”.


” — Porque la investigación de un asesinato, tanto en la vida real como en una novela, exige cierta libertad que no existe en ningún país árabe. (…) La resolución del caso está vinculada a la libertad de cuestionar.


En Sofía o el origen de todas las historias, pp 247-248

Pero volvamos a Khalil. En este caso nos encontramos con la historia de Khalil; un reto porque Yasmina Khadra te mete en la piel de un terrorista, de alguien que decide quitarse la vida en nombre de Dios y, de paso, llevarse por delante a cuantas más almas mejor. ¿Por qué? ¿Cuál es el detonante para llegar a tomar esta decisión? ¿Es qué no tiene sentimientos? ¿Tan grande es el odio?¿De dónde sale tanto rencor? Estas, entre otras muchas, son las preguntas a las que el autor intenta dar respuesta.

“Los países no se construyen a base de identidades, sino de ciudadanía”.

Khalil de Yasmina Khadra

(Sobre el tema de la construcción de la identidad ando pensando mucho en los últimos tiempos. ¿Quién sería de haber nacido en otra ciudad, en el seno de otra familia,…? El lugar en el que naces y creces; no es lo mismo haber nacido en un pueblo que en una ciudad. La concepción espacial y la forma de relacionarte con el entorno no es la misma. Tus padres y las creencias que te inculcan; si vives en un entorno acomodado o no, etc. Son muchos los factores que influyen en la creación de nuestra identidad).

Khalil y el resto de personajes que conforman la historia van planteando los retos a los que hace frente nuestra sociedad con respecto a la integración de los extranjeros. Nos habla sobre las identidades , las etiquetas, la exclusión, el desencanto, la decepción, la desesperación, el fracaso personal, etc. Es una historia plagada de reflexiones inteligentes y muy acertadas, desde mi punto de vista, sobre cómo nos vemos y vemos a los otros.

La galería de personajes y situaciones que dan pie a plasmar ese mosaico de opiniones y pareceres sobre la inmigración, el Islam en Occidente y fuera de él, los sentimientos de la gente de a pie, los terroristas y sus superiores, los conversos, etc., que encontramos todos los días en las calles. Cada encuentro y cada conversación ofrecen una oportunidad para reflexionar sobre todos estos temas.

Son muchas preguntas las que van surgiendo: ¿Cuál es la situación de los inmigrantes? ¿Han conseguido integrarse? ¿Qué implica la integración? ¿Cómo actúa la sociedad de acogida? ¿A qué dificultades hacen frente aquellos que llamamos injustamente inmigrantes de segunda generación? ¿Se puede ser inmigrante de segunda generación? ¿Por qué, a pesar de ser belga, eres sospechoso porque tus padres no lo son? ¿Cómo se forjan algunas identidades? Son muchas las preguntas que afloran a medida que avanza la lectura.

Por todo ello, creo que Khalil es una lectura imprescindible o muy recomendable para quien esté interesado en saber por qué, qué soluciones puede haber,… Yasmina Khadra nos deja pistas muy buenas para repensar nuestra sociedad. Esa que ha dejado de ser homogénea para convertirse en un bonito mosaico compuesto por pareceres diversos, religiones diferentes y formas de vida distintas. Esa diversidad nos reta para que revisemos nuestros prejuicios, nos conozcamos unos y otros, y logremos alcanzar consensos para convivir en armonía resolviendo los conflictos de la mejor forma para todos.

Para darle una vuelta: