Por qué separata árabe

No hace ni un mes que empecé este blog con la intención de comentar mis lecturas, en concreto todas aquellas que son de escritores árabes. Ya expliqué esto en el primer post que lancé en este diario. Sin embargo, haciendo un repaso de los cuadernos de bitácora que he ido escribiendo a lo largo de los años, me he dado cuenta de que nunca he hablado de uno de mis sueños desde que empecé la carrera de filología árabe en 1997: arabizarme. Y, por este motivo, me ha parecido una buena idea contar este camino de la arabización y los descubrimientos que he ido haciendo a lo largo del camino. De ahí, esta separata árabe; porque mi vida tiene una separata árabe que, definitivamente, quiero dejar por escrito.

1997, una fecha que supuso un antes y un después en mi discurrir vital. No imaginaba que el árabe iba a convertirse en una parte tan importante de mi vida. Es una La pregunta que con más frecuencia me he encontraba en ese momento era: ¿Tu familia es árabe? A lo que yo siempre respondía que no. Entonces, ¿por qué estudias árabe? ¿Qué salidas tiene eso? Reconozco que era una pregunta que solía incomodarme, incluso me enfadaba. Siempre tenía que dar explicaciones al respecto.

La explicación es sencilla; aunque no tenía familia árabe, mi abuelo aprendió árabe porque, según contaba mi padre, un mecenas quería que ocupase una plaza de profesor de árabe en la Universidad de Salamanca. Por esta razón, lo mandaban a Marruecos de pequeño para que aprendiese árabe. Así fue, y tanto es así, que mi abuelo, que estuvo encarcelado en la Guerra Civil, hacía de intérprete cuando apresaban algún soldado de la guardia mora. Esta es al menos la historia que escuchaba de pequeña sobre mi abuelo. De hecho, aún conservo algún escrito suyo que tan bien guardado está que no puedo encontrarlo.

La historia de mi abuelo me parecía tan fascinante que, de algún modo, decidí seguir sus pasos. Por aquel entonces, ni imaginaba que iba a enamorarme tanto de esta lengua y su cultura.

Así inicié esta separata árabe de mi vida que ahora quiero plasmar por escrito. A ver si lo consigo porque son ya veintidós años de árabe en mi vida y aún no he conseguido arabizarme del todo. Quizá, lo consiga antes de morirme.

Khalil

Khalil es el título y el nombre del protagonista de la última novela de Yasmina Khadra, un escritor argelino de novela negra muy prolífico que tiene la habilidad de tocarte la fibra con sus historias. Los temas que plantea en ellas y la forma en la que lo hace se quedan flotando en tu cabeza.

Confieso que me encanta la novela negra, me parece un género que describe muy bien la condición humana. A partir de un crimen se despliega toda una galería de personajes cuyas conductas y pensamientos sirven para describir la sociedad en la que vivimos. En Occidente, la novela negra goza de muy buena salud. De hecho, hay muchos detectives famosos a los que puedes seguir en sus andanzas.

Sin embargo, en el mundo árabe este género es relativamente nuevo o no se cultiva tanto. ¿Los motivos? Quizá, sean los que apunta Rafik Schami, escritor sirio exiliado en Alemania, en su novela «Sofía o el origen de todas las historias «:

» Creo que ningún árabe puede imaginarse que un comisario , por honrado, inteligente y responsable que sea, pueda plantear las preguntas necesarias para aclarar un asesinato».


» — Porque la investigación de un asesinato, tanto en la vida real como en una novela, exige cierta libertad que no existe en ningún país árabe. (…) La resolución del caso está vinculada a la libertad de cuestionar.


En Sofía o el origen de todas las historias, pp 247-248

Pero volvamos a Khalil. En este caso nos encontramos con la historia de Khalil; un reto porque Yasmina Khadra te mete en la piel de un terrorista, de alguien que decide quitarse la vida en nombre de Dios y, de paso, llevarse por delante a cuantas más almas mejor. ¿Por qué? ¿Cuál es el detonante para llegar a tomar esta decisión? ¿Es qué no tiene sentimientos? ¿Tan grande es el odio?¿De dónde sale tanto rencor? Estas, entre otras muchas, son las preguntas a las que el autor intenta dar respuesta.

«Los países no se construyen a base de identidades, sino de ciudadanía».

Khalil de Yasmina Khadra

(Sobre el tema de la construcción de la identidad ando pensando mucho en los últimos tiempos. ¿Quién sería de haber nacido en otra ciudad, en el seno de otra familia,…? El lugar en el que naces y creces; no es lo mismo haber nacido en un pueblo que en una ciudad. La concepción espacial y la forma de relacionarte con el entorno no es la misma. Tus padres y las creencias que te inculcan; si vives en un entorno acomodado o no, etc. Son muchos los factores que influyen en la creación de nuestra identidad).

Khalil y el resto de personajes que conforman la historia van planteando los retos a los que hace frente nuestra sociedad con respecto a la integración de los extranjeros. Nos habla sobre las identidades , las etiquetas, la exclusión, el desencanto, la decepción, la desesperación, el fracaso personal, etc. Es una historia plagada de reflexiones inteligentes y muy acertadas, desde mi punto de vista, sobre cómo nos vemos y vemos a los otros.

La galería de personajes y situaciones que dan pie a plasmar ese mosaico de opiniones y pareceres sobre la inmigración, el Islam en Occidente y fuera de él, los sentimientos de la gente de a pie, los terroristas y sus superiores, los conversos, etc., que encontramos todos los días en las calles. Cada encuentro y cada conversación ofrecen una oportunidad para reflexionar sobre todos estos temas.

Son muchas preguntas las que van surgiendo: ¿Cuál es la situación de los inmigrantes? ¿Han conseguido integrarse? ¿Qué implica la integración? ¿Cómo actúa la sociedad de acogida? ¿A qué dificultades hacen frente aquellos que llamamos injustamente inmigrantes de segunda generación? ¿Se puede ser inmigrante de segunda generación? ¿Por qué, a pesar de ser belga, eres sospechoso porque tus padres no lo son? ¿Cómo se forjan algunas identidades? Son muchas las preguntas que afloran a medida que avanza la lectura.

Por todo ello, creo que Khalil es una lectura imprescindible o muy recomendable para quien esté interesado en saber por qué, qué soluciones puede haber,… Yasmina Khadra nos deja pistas muy buenas para repensar nuestra sociedad. Esa que ha dejado de ser homogénea para convertirse en un bonito mosaico compuesto por pareceres diversos, religiones diferentes y formas de vida distintas. Esa diversidad nos reta para que revisemos nuestros prejuicios, nos conozcamos unos y otros, y logremos alcanzar consensos para convivir en armonía resolviendo los conflictos de la mejor forma para todos.

Para darle una vuelta:

La lectura siempre es personal

No conozco a dos lectores que lean una novela y terminen por sacar exactamente las mismas conclusiones. Por eso es tan maravilloso leer y compartir esa lectura. Dependiendo de quiénes somos, de la personas que nos rodean, de nuestras vivencias, de nuestros intereses, las pistas de la lectura son absolutamente distintas. Ahí está la gracia.

Así que en este cuaderno de lectura, no voy a destripar mis lecturas como lo haría un crítico literario. Simplemente, quiero recoger las ideas que me han surgido durante la lectura sumándole otras informaciones como artículos, músicas o películas que pueda relacionar con ellas y con los temas que tocan.

Mi pretensión inicial es hacer una especia de cuaderno de recortes para recoger mi itinerario de aprendizaje a través de la lectura. Supongo que al final será una especia de cajón de sastre (o desastre, como el programa de la tele).

Así que, probablemente, aquí reinará el desorden y el caos; además de que estaré en permanente construcción. De hecho, esa es una de las características que más me gustan de tener un blog o un diario. Aunque puede que a otros le parezca un horror o vaya contra las corrientes actuales que recomiendan mantener el orden para tener paz mental.

Así conocí la Literatura Árabe

Una de las formas más habituales de invitar a la lectura es decir que la literatura es una manera de viajar sin salir del sofá ni abandonar el salón de tu casa. (La verdad es que barato sí que es y no tienes que preocuparte de qué meter en la maleta).

Desde mi punto de vista, ese tópico se ajusta bien a la realidad porque la literatura que se genera en una cultura está impregnada de la forma de vivir y ver el mundo de la sociedad que la alumbra. Por esta razón, la literatura siempre me ha parecido, después de viajar y convivir con la gente, la mejor forma de acercarse a otros imaginarios colectivos, leyes, organizaciones sociales, paisajes, vestimentas, gastronomías, etc.

Entré en contacto por primera vez con la literatura árabe en octubre de 1997 cuando empecé a cursar la carrera de filología árabe en la Universidad de Alicante. Ese año tuve la gran suerte de adentrarme en un mundo fascinante que, con el tiempo, se ha convertido en otro prisma desde el que mirar este mundo en el que vivimos. Aprender lengua árabe con 18 años fue toda una experiencia porque suponía incorporar una nueva alfabetización, con todo lo que ello conlleva.

Reconozco que comenzar la exploración de la literatura árabe a través de la teoría no es muy atractivo porque, a los que somos lectores, nos gusta perdernos entre las páginas de un libro o la escucha de un hermoso poema. Sin embargo, contar con todos los puntos de referencia se hace imprescindible para comprender las obras que leeremos en los sucesivo. Así que el primer libro que adquirí fue: «Manual de Literatura Árabe Clásica desde la época preislámica al Imperio Otomano» de María Jesús Rubiera Mata.

Así comenzó mi relación con el árabe y su mundo. Desde ese octubre de 1997 no he podido abandonarlo y he sufrido aquellas épocas en las que, por circunstancias de la vida, estuve lejos de él. Ahora que vuelvo a él es el mejor momento para repasar mi biblioteca y poner orden en ella.

Arabista nómada

Me llamo Thais Pintor y soy salmantina, ahora afincada en Túnez. Estudiar árabe en España fue "fácil". Ahora comienza la nueva aventura: vivir en árabe.

Read&Fly

Descubrir libros, conocer el mundo | Blogzine

Discovering MENA and other thoughts

Itxaso Domínguez de Olazábal

Jon Ícaro

Blog del escritor Jon Ícaro

ARABLIT & ARABLIT QUARTERLY

A magazine of Arabic literature in translation

Separata Árabe

Literatura árabe contemporánea

Tintorería Ilustrada

Tu mejor carta de presentación

WordPress.com en Español

Blog de Noticias de la Comunidad WordPress.com

Crea tu sitio web con WordPress.com
Comenzar
A %d blogueros les gusta esto: