Leo autoras árabes (I)

¿Conoces la iniciativa #LeoAutoraOCT? Se trata de una propuesta surgida de un grupo de tuiteras conscientes de que se lee más literatura escrita por hombres que por mujeres y desean cambiarlo. Por esta razón, creyeron que era una idea estupenda dedicar el mes de octubre a hablar y promocionar obras escritas por féminas. Y, en esta casa, como puedes imaginar por el espacio que le vamos a dedicar, secundamos por completo la propuesta.

Por eso, si tienes cuenta en Twitter y quieres leer más historias escritas por mujeres y no sabes por dónde empezar, te invitamos a echarle un vistazo a la etiqueta #leoautorasOCT. Sigue la etiqueta y tendrás una buena cantidad de propuestas para ir corriendo a la librería y dejarte todo el sueldo del mes en libros para este invierno. Ya no tenemos excusa para conocer las historias de otras mujeres, no solo las que tenemos más cerca; sino también las que habitan en otros lugares, por lejanos que nos parezcan. 

Nuestras propuestas

En esta casa, vamos a proponerte, sobre todo, la lectura de autoras árabes porque es la especialidad de este hogar. Por este motivo, si sientes curiosidad o te apetece adentrarte en la literatura árabe a través de sus voces femeninas, quédate y date una vuelta por las sugerencias que haremos a continuación.

Antes de entrar en materia, aclaramos que la literatura árabe es toda aquella obra escrita en árabe: no obstante, actualmente también engloba a toda aquella obra producida por personas de origen árabe aunque no esté escrita en árabe. Por tanto, haremos mención aquí a escritoras de origen árabe que escriben en árabe pero también en francés, inglés, español, etc.  

Una vez hecha estas aclaraciones, vamos con las sugerencias que os hacemos desde esta casa a la que siempre estás invitada/o.  Te esperamos en un salón con un sofá lleno de cojines mullidos, té con menta o café especiado y dulces. Y, como no, con una gran cantidad de libros, que pare eso estamos aquí, para leer.

Lo cierto es que este año, sin ni siquiera darme cuenta, he dedicado mucho espacio de esta separata a escribir sobre voces femeninas de la literatura árabe. Por desgracia, no todas las obras o autoras de las que hablo han sido traducidas. Sin embargo, en esta casa consideramos que es mejor contar con información y apuntes sobre estas autoras que no tener nada.

Por tanto, si nos permites, vamos a hacer un breve repaso por la publicaciones que hemos hecho sobre escritoras árabes en esta separata árabe.

Comenzamos el año haciéndonos eco de una pequeña antología creada por los alumnos de Shadi Rohana donde recogen poemas de Amal Moussa, una escritora tunecina cuya obra no está traducida al español pero que puedes escuchar en Lyrikke Line; S’adiyya Mufarreh, kuwatí; Fawziyya Abu Jalid, Arabia Saudí y Warda Al-Yaziji, libanesa.

En el mes de febrero, dediqué un artículo a la escritora libanesa Hanan Al-Shaykh donde, además de recomendar la lectura de obras como Mujeres de arena y mirra, La historia de Zahra o Esto es Londres, hablo un poco de su trayectoria.

En el mes de marzo y con motivo de la conmemoración de su nacimiento, hablamos de La gran dama de la poesía palestina: Fadwa Tuqan. Si bien no hay una obra completa suya traducida al español, sí puedes pasearte por los enlaces que dejamos en el artículo.

Si te interesa conocer los postulados y las reivindicaciones del feminismo árabe, así como algunas de sus figuras más representativas, quizá te interese echar un vistazo a 10 + 1 mujeres árabes feministas y escritoras que deberías leer. Ahí hay una buena cantidad de propuestas para pasarte horas leyendo, indagando y aprendiendo.

Seguimos con el repaso y llegamos a otra propuesta, la lectura de la Trilogía Granada de Radwa Ashour. Esta escritora egipcia es muy prolija pero en español solo contamos con la traducción de su trilogía que nos habla de nuestro pasado andalusí.

Durante los meses de confinamiento, tuve la suerte de hacerme con varias joyas en la librería Alcaná y pude disfrutar de la lectura de La vejez y otros relatos de Latifa Al-Zayyat, una escritora y activista egipcia cuya obra recomiendo leer porque, a pesar de estar escrita en el siglo pasado, se deja leer muy bien en estos momentos. No encontrarás estos relatos, salvo que busques en alguna librería de viejo, pero sí sus memorias en Notas personales.

Otra obra que he leído últimamente y que me han encantado es Imagen, icono y promesa de Sahar Khalifeh. Esta autora palestina ganó el premio literario Naguib Mahfuz gracias a ella. Me gusta, sobre todo, porque es una novela de las que puedes leer y releer porque está llena de capas. Si no la encuentras, puedes leer Cactus porque también es de lo más recomendable para conocer la sociedad palestina, sus problemas y su lucha.

En penúltimo lugar, quiero hacer mención a uno de los descubrimientos que he hecho este año: la figura de Joyce Mansour. Una poeta egipcia que vivió en Francia durante muchos años y que compartió espacio e inquietudes literarias con los poetas modernistas.

Para terminar este repaso en el que he intentado seleccionar aquellos artículos donde aparecen obras que se pueden leer en español, quiero proponer también Escritoras árabes: 10 poetas para leer ya. De esas 10 autoras sugeridas, la que más obras tiene traducidas al español es Iman Mersal.

Aquí finalizan las propuestas, que no son pocas creo; aunque podrían ser muchas más. Aunque antes de cerrar este artículo, recomiendo estas reseñas que mi compañera Silvia R. Taberné porque seguro que también te gustarán:

El reverso de los demás de Kaouther Adimi y El feminismo sin adjetivos: ‘Siempre han hablado por nosotras’ de Najat El Hachmi

Espero que todas estas propuestas sean de tu interés. Si has leído o lees alguna, te invitamos a dejar tus comentarios e impresiones sobre ellas. Nos gusta saber qué os parecen estas sugerencias.

PD: Seguir a Silvia es buena idea, sobre todo, si te gustan los libros y la lectura ;).

En el día de Latifa Al-Zayyat: “su risa me sorprendió”

8 de Agosto

Por M. Lynx Qualey (Arablit)

Latifa Al-Zayyat fue una activista, feminista, escritora y crítica literaria egipcia muy conocida en su país natal. Nació el 8 de agosto de 1923.

Al-Zayyat publicó tres novelas, una colección de relatos breves, una obra de teatro, un libro de memorias y cuatro obras de crítica literaria, así como numerosas reseñas, ensayos y traducciones.

Nació en Damieta el 8 de agosto de 1923, en el seno de una familia de clase media egipcia, cuatoo años después de la revolución de 1919, momento en que Egipto conseguía cierto nivel de independencia con respecto del Reino Unido. Cuando su padre fue trasladado de Damieta a la ciudad de Mansour, ella estaba escolarizada en la guardería.

En sus memorias, Notas personales (trad. Rosario Montoro), narra su infancia, incluyendo cómo la marcó, a los 11 años, tanto la historia de dos asesinos en serie Raya y Sakina como las protestas y revueltas, que vivió desde el balcón de su casa, contra las ocupación imperialista británica . Ambos eventos, se convirtieron en dos momentos trascendentes de su vida.

Sophie Bennet traduce “Desde el balcón”:

Temblé tanto por las sensaciones de impotencia, de miseria, de opresión como por las balas de la policía que mataron a catorce manifestantes aquel día. Grité por la imposibilidad de actuar, grité porque no podía bajar a la calle para parar las balas que salían de aquellas negras armas. En ese momento, murió la niña y surgió -prematuramente- la mujer joven que fue consciente de que iría más allá de los muros de su casa y de su patria. Mi destino se decidió en aquel instante.

En 1942, Al-Zayyat ingresó en la Universidad de El Cairo. Allí, conoció a la pintora, activista y feminista Inji Afloatoun. A lo largo de la década de los cuarenta, Al-Zayyat se convirtió en una activista destacada dentro del movimiento estudiantil. Su novela más renombrada, La puerta abierta*, comienza su acción el 2 de agosto de 1946, durante una huelga. Aquí un fragmento de esta novela traducida al por Marilyn Booth (la versión en español es mía):

Las salas de cine, así como otros negocios fueron a la huelga. No circulaban ni los trenes ni los tranvías. Los coches de policía y las furgonetas se dispersaban por las calles llenos de soldados armados. Los escasos civiles que podía verse caminaban lentamente por la calle o estaban parados en los cruces, formando grupos de dos, tres o cuatro personas que conversaban.

La puerta abierta

Encarcelaron a Al-Zayyat por primera vez en 1949. Pasó cuatro meses en aislamiento. Después de que saliera de prisión, volvió de nuevo a estar sindicada, escribir y a estudiar. Se casó en 1952 con un crítico literario conservador renombrado; aún así, logró el doctorado en literatura inglesa en 1957. En ese etapa, se enfrascó en la escritura de La puerta abierta, publicada en 1960, y ejerció como docente.

A pesar de que esta novela fue muy celebrada en el momento de su publicación, no recibió ningún premio estatal. En el prólogo de la traducción de La puerta abierta, Marilyn Booth explica como la nominación al premio nacional fue apoyada por el voto unánime del jurado, según cuenta la misma Al-Zayyat. No obstante, La puerta abierta cuya narración está encuadrada en el movimiento anticolonial egipcio, nunca llegó a recibir el premio. Según Marilyn Booth, esto se debió a que ‘Abbas al-‘Aqqad (1889-1964) amenazó con dimitir a no ser que cambiaran el fallo del premio. Así, Al-‘Aqqad señaló posteriormente que Al-Zayyat había abusado del árabe coloquial egipcio en su obra, ya que no solo aparecía en los diálogos, sino que también lo hacía en los monólogos internos y el estilo indirecto.

A pesar de todo, esta obra fue todo un éxito y la adaptaron para el cine en 1963. Al-Zayyat escribió años después:

En este momento hay gente me considera, en general, una escritora de éxito y, quizá, si uno considera el trabajo que he hecho y todos mis logros, así es; sin embargo, yo me siento rota por dentro, incluso, si nadie, excepto yo, es consciente de esta devastación en mi interior.

Finalmente, Al-Zayyat se divorció en 1965 con lo que se libró de un matrimonio difícil. En 1966, según sus memorias, escribió una obra de teatro que tituló “Comprar y vender” que jamás vio la luz. Al igual que muchos escritores árabes de su generación, describió la guerra de 1967 como “un hito y un punto de inflexión en la vida, convirtiéndola así en un antes y un después de; dos vidas”.

No obstante, Al-Zayyat no abandonó nunca la escritura, el sindicalismo, la enseñanza y la difusión de sus opiniones. Regresó a prisión en 1981, a la edad de 58 años, por oponerse a la “cálida” relación que mantenía Sadat con el Estado de Israel. La joven escritora y activista Radwa Ashour habla sobre esta etapa en su novela metaficcional Espectros. En esta novela se presenta a una Latifa Al-Zayyat muy distinta de la que ella misma autodescribe en sus memorias. A continuación, un fragmento traducido por Barbara Romaine:

En mis primeros encuentros con Latifa Al-Zayyat, su risa me tomó por sorpresa. Esta mujer me sorprendía siempre con su continua, a veces abrupta, y estruendosa risa. Después, dejó de ocurrir, ya no me sorprendía, porque había empezado a querer a Latifa y a su risa. Sonreía constantemente, pero cuando me habló sobre su experiencia carcelaria, aún se río con más fuerza…. Latifa se reía tanto de sí misma como de sus compañeras de celda cuando contaba la historia como si se tratase de una comedia teatral -no como una comedia de humor negro, a pesar de la oscuridad de esa experiencia vital; sino como una magnífica comedia que presenta la cruda realidad sin adornarla con el miedo, la amargura y los pequeños rencores. De este modo, solo queda la luz y la transparencia en la historia, así como la capacidad humana para sobreponerse a las adversidades a través del humor.

Al-Zayyat escribió sus memorias antes, durante y después de estancia en prisión. También publicó una colección de cuentos, una novela corta y una novela. Al final, también fue ganadora de diversos premios literarios. En 1996, unos meses antes de morir, recibió el premio estatal de Literatura egipcia en la ceremonia inaugural del Premio Naguib Mahfuz. Murió de cáncer.

Sobre el amor y la vejez. Reflexiones de Latifa Al-Zayyat

Artículo con extractos y fragmentos de “La vejez”; cuento de Latifa Al-Zayyat.

Comparto aquí algunas citas y fragmentos de la colección de relatos breves La vejez y otros relatos de Latifa Al-Zayyat, traducido por Dolores del Mar Padilla González y publicado en la colección Al-Nahda Minor, Granada, (1990).

A través de estos relatos, la autora reflexiona sobre cómo hacemos frente a los distintos acontecimientos que marcan nuestras vidas según nuestra edad; así como plantea las diferentes actitudes que adoptamos ante las relaciones con nuestras parejas o ex parejas, con los hijos, ya sean estos menores o adultos.

La visión de una mujer a los sesenta es diferente de la que tiene a los cincuenta, aunque tanto en una como en otro están presentes, en la multiplicidad de los aspectos, facetas contradictorias que se reconcilian al final de la existencia.

En La vejez, p.29

En todos estos relatos, indaga y explora las bases sobre las que construimos nuestras relaciones sentimentales, ya sea con amantes, parejas, hijos, etc., pero hoy me voy a quedar en La vejez, la médula espinal de esta colección. Y, más concretamente, con las reflexiones que lanza sobre esa idea tan manida que tenemos de que el amor es que dos personas se fundan para convertirse en una sola. Esa idea que nos lleva a depender del otro y, en algunos casos, dejar de ser quienes somos para convertirnos en lo que sea el otro.

Así, sobre la idea del amor donde dos personas se convierten en una sola, reflexiona lo siguiente:

No es fácil que el hombre descubra la realidad de que lo que llamaba amor fue una pérdida y lo que llamaba entrega fue disolverse en el otro, enterrar la propia personalidad, y lo que llamaba unidad fue muerte.

En La vejez, p. 51

Unas líneas más abajo, argumenta y explica la imposibilidad de que dos personas lleguen a ser una sola porque eso implica la renuncia de una de ellas a ser:

Llamamos amor a esta forma de amor unidad y los dos amantes se convierten en uno. Y dos seres humanos iguales no pueden alcanzar la unidad, pues la unidad significa enterrarse uno en beneficio del otro o enterrar al otro en beneficio propio.

En La vejez, p. 51

Y continúa:

Ningún amor es posible sino entre dos seres humanos parejos.

En La vejez, p. 55

Cuando habla de amor en este relato, no solo hace referencia a su relación con Ahmad, cuya muerte le genera una gran crisis de identidad; sino que también medita sobre la unión que mantiene con su hija y que describe como “una dependencia embrionaria” que a ambas molesta. De hecho, cuando finalmente toma conciencia de que esa forma de relacionarse no es sana, toma cartas en el asunto. Al fin y al cabo, es mejor no depender de una sola persona ni de un única cosa. ¿ O qué piensas tú?

8 títulos descatalogados de literatura árabe que se van a mis estanterías

Listado de 8 obras descatalogadas de literatura árabe compradas en la librería Alcaná.

En este buscar e investigar en el mundo de la literatura árabe, sobre todo contemporánea, me he dado cuenta de que hay muchos títulos que en los años 90 estuvieron a disposición de los lectores, pero que ahora es imposible encontrar. Supongo que es debido a la lógica y el funcionamiento de la industria editorial. Yo sigo sin entender por qué no se presta la atención debida a la literatura árabe, pero he decidido no pelearme más con eso. Voy a hacer mi camino a ver si consigo llegar a donde quiero.

Volviendo a las obras descatalogadas, como la única forma que hay de encontrarlas es irte a una librería de segunda mano, pues, eso hice. Me metí en la página de la librería Alcaná y me puse a buscar. Quería hacerme con esos que ya no puedes encontrar de ningún modo. Eso los hace especiales, ¿verdad?

¿Qué compré? Ahora te lo voy a contar

He comprado una antología de poesía, tres novelas y varias antologías de cuentos o relatos breves. Estos últimos me gustan mucho porque te permiten leer de otra forma; incluso pueden servirte para contarlos. Aunque eso es otra historia. Allá voy con la relación de libros:

Poesía

MARTÍNEZ MARTÍN, Leonor; Antología de poesía árabe contemporánea (1972), Colección Austral. No hay forma de que un libro no te lleve a otro y buscando más información sobre esta obra he dado con otra antología llamada Prodigios publicada en 2017 cuya peculiaridad es que está ilustrada por Rachid Koraïchi y prologada por Martínez Montávez. Se ha publicado en Libros El Zorro Rojo.

Colecciones de relatos breves

Al-Zayyat, Latifa; La vejez y otros relatos (1990), Colección Al-Nahda minor, traducido del árabe por Dolores del Mar Padilla González. Egipto

Los temas que trata esta antología de novelas cortas son la soledad, la incomunicación, la necesidad de afrontar la propia personalidad y asimilar frente al otro, la llegada de la vejez, la pérdida de las ilusiones juveniles, el amor y las relaciones humanas. (…) Se trata de presentar a la mujer y su mundo interior.

Nuayma, Mijail; Érase una vez (1989); AUSA. Colección de relatos breves traducidos por Montserrat V. Abumalham. Líbano

Mijail Nuyama (1889-1989) es uno de los exponentes de la literatura del “Mahyar” (emigración), forma parte de un grupo de escritores sirios y libaneses que emigraron a América hispana y EEUU. La obra de todos ellos está marcada por la exploración de la identidad y el desarraigo.

Mahfuz, Naguib; Cuentos ciertos e inciertos (1993) en Edhasa. Traducido por Mª Jesús Viguera y Marcelino Villegas. Egipto

(..) Excelente forma de iniciarse en el mundo de Mahfuz y un rápido acercamiento al ser y el devenir de la realidad egipcia.

Montoro Murillo, Rosario (Antología y traducción); Voces de mujer desde Túnez (Cuentos); en colección Hablan las mujeres, Talasa. Túnez

Sí, la mujer tunecina escribe y hace oír su voz; y sus obras ocupan un destacado lugar dentro del conjunto de la producción literaria. Temas como la emancipación de la mujer en la sociedad árabe, su lucha por la igualdad, por la libertad de expresión y contra la injusticia social, aparecen tratados en estos doce relatos de una forma abierta y sincera, y con lenguaje creativo propio.

Sinopsis

Novela

Habibi, Emil; Pecados (1993); Anaya y Mario Muchnik. Traducido por María Jesús Carnincero. Líbano. Yo iba buscando La aventuras de Saíd el pesoptimista, pero no hay forma de encontrarlo de momento. No pierdo la esperanza porque tengo mucha ganas de leerlo.

Un atasco. Un atasco gigantesco. Un atasco que paraliza toda la ciudad de Haifa. Un atasco que amenaza con paralizar el país entero. Suponiendo una maniobra subversiva, las autoridades nombran una comisión para aclarar las cosas. Pero los meandro de la “imaginación oriental” ponen en jaque la lógica burocrática de los defensores de la seguridad.

Sinopsis

Al-Hakim, Tawfiq; Diario de un fiscal rural (1995); Instituto Hispano-árabe de cultura, Madrid. Traducción de Emilio García Gómez.

¿Por qué escribo mi vida en un diario? ¿Acaso porque es una vida feliz? De ningún modo. El que lleva una vida feliz no la escribe y se limita a vivirla.

Khalifeh, Sahar; Imagen, icono y promesa (2007), Caoba Narrativa. Esta novela fue premio Medalla Naguib Mahfuz en 2006.

Una novela sobre Palestina a través de la relación entre Ibrahim, un aspirante a escritor, y Mariam, una muchacha cristiana. Otra historia que cuenta el impacto del exilio en quienes lo viven y de cómo las idealizaciones nos juegan malas pasadas.

Hasta aquí mis últimas adquisiciones. Poco a poco iré dedicando artículos a hablar de ellas para no quedarme en un mero listado bibliográfico. Si has leído alguno y te apetece comentarlo, adelante. Eres bienvenido/a.