Kalimmat, un diccionario de árabe en línea diferente

Me ha llamado mucho la atención este diccionario de árabe en línea llamado Kalimmat, además, rápidamente me ha venido a la cabeza Anís del moro. A ver qué le parece a él este tipo de diccionario.

¿Por qué me ha llamado la atención?

Porque una de las primeras tareas que te enseñan cuando aprendes árabe es buscar en el diccionario ya que es una de las primeras herramientas con la que te haces para aprender el idioma. Al fin y al cabo, lo necesitas para ir adquiriendo el nuevo lexicón que vas a instalarte en el cerebro. Tendría que reflexionar un poco sobre el papel que juega el diccionario en el proceso de enseñanza/aprendizaje de un idioma, y concretamente en el del árabe. Aunque ya se sabe que lo puedo hacer solo desde mi experiencia que, por supuesto, no es extensible al resto de personas que pueblan este planeta.

Sea como fuera, el diccionario de árabe-español fue una de las primeras obras de consulta que adquirí cuando empecé la carrera. La cuestión es que el volumen de estos diccionario no es, precisamente, adecuado para llevarlo en el bolsillo (ja,ja,ja). Más bien, todo lo contrario. A no ser que quieras llegar a casa hecha polvo después de cargarlo durante todo el día.

Captura de pantalla tomada de la página del diccionario

La cuestión es que en la actualidad es menos necesario tener uno en papel a la mano. No hay nada más el número de páginas que te permiten resolver dudas lingüísticas. Volviendo a mis tiempos de recién llegada a la carrera de filología árabe, corrí a comprarme el Corriente y el Cortés. El primero llegó a mis manos con un defecto: tiene hojas en blanco. Por desgracia, lo descubrí tarde. (Lección, hojea siempre la obra que vayas adquirir por si tiene alguna tara. Los diccionarios de árabe no son precisamente baratos). Luego, me compré el Cortés que he usado más porque me sentía más cómoda con él.

Cuento todo esto porque el uso del diccionario árabe-español hay que aprenderlo/enseñarlo. Esto es, tú vienes con tu experiencia de buscar en el diccionario español y, obviamente, quieres trasladar esta capacidad a la L2. Lo especifico porque importa. Las habilidades que hemos adquirido en nuestros años de estudios las transferimos y usamos en el aprendizaje de la L2, sea esta cual sea.

Los españoles buscamos las palabras en estas obras de consulta por orden alfabético. Así que, ¿qué crees que pretendes hacer antes estos dos diccionarios de árabe? Pues buscar la palabra del mismo modo. ¿Qué ocurre si te encuentras con un participio de pasado en árabe? (a lo mejor, no es este el mejor ejemplo pero espero que sirva). Pues que si tiras de esta costumbre, no la encontrarás debido a que las entradas del diccionario están organizadas por raíces. Así que, si quieres conocer el significado de una palabra, te toca poner en marcha tu detector de raíces para encontrar la palabra deseada. Una vez aislada, te vas a tu diccionario, la localizas y das con la palabra deseada.

Por eso, me ha llamado la atención este diccionario; porque puedes hacer búsquedas por la primera letra de la palabra.

¿Y ya está? ¿Eso es todo?

Pues, la verdad es que no. He seguido trasteándolo y he descubierto que puedes hacer búsquedas según la letra en función de la posición de la letra dentro de la palabra. Por tanto, tienes tres opciones: buscar por la letra inicial de la palabra, a partir de la letra medial o de la letra final. También tienen una opción donde puedes encontrar palabras a partir de la primera y última letra.

Si pinchas en cualquier letra, verás que te lleva a un menú donde las palabras están distribuidas entre aquellas que empiezan por la palabra que has buscado, vocablos que están compuestos por dos grafías; a las que les siguen aquellos que están compuestos por tres y así sucesivamente.

Es curioso que cuando pinchas la entrada, si es que optas por buscar así, aparece la explicación de las letras que la forman. Mira, de algún modo, me parece que se puede utilizar para hacer actividades de deletreo para familiarizarse con los sonidos del árabe.

Hasta aquí llega mi análisis de este diccionario, que me ha parecido interesante por su formato. ¿Tú le has echado un ojo? ¿Qué te parece? ¿Crees que se puede usar para generar alguna actividad? ¿Cuál es tu experiencia con los diccionarios de árabe-español? ¿Tienes alguno monolingüe?

Jeroglíficos para aprender nombres árabes

Recurso para familiarizarse con los nombres propios en árabe.

Cuando era pequeña, en la sección de pasatiempos del periódico siempre había un acertijo en forma de jeroglífico que yo me esforzaba en descifrar con poco éxito, dicha sea de paso. Siempre terminaba mirando la solución porque mi forma mental de discurrir no daba con la respuesta. Supongo que si alguien me hubiera enseñado, ahora sería una maestra en el arte de descifrar jeroglíficos (añade risas aquí).

Leer más “Jeroglíficos para aprender nombres árabes”

Ideas para explotar didácticamente Sowt, voces.

El domingo publiqué Sowt, podcasts en árabe para acercarse a este mundo y mejorar tu comprensión auditiva. Al final del artículo comenté brevemente que, cualquiera de los programas que podemos encontrar en su web podía servirnos para mejorar nuestra comprensión auditiva del árabe. Sin embargo, no expliqué cómo porque, a veces, no basta con ponerte a escuchar y ya está. Si hacemos un poquito de trabajo previo relacionado con el vocabulario y la gramática, conseguiremos mejores resultados.

Ahí van unos consejillos para que saques provecho a estas audiciones a todos los niveles.

  1. Elige una temática que te interese y sobre la que quieras ampliar vocabulario. Por ejemplo, yo me fijé en el podcast dedicado a las migraciones porque es un tema atractivo para mí. (Otro día contaré por qué).
  2. Una vez que tengas este tema: La inmigración (الهجرة), haz un listado o un mapa de ideas con todas las palabras que conozcas sobre el tema. Aquí dejo un esbozo de esquema mental porque, por supuesto, podemos incluir mucho más vocabulario. El mero hecho de hacer este ejercicio, ya te ayuda a repasar y refrescar vocabulario.
mapa mental sobre la inmigración
  1. Una vez que el vocabulario está activado. Según el nivel que tengas de árabe, puedes hacer distintos tipos de ejercicios.
    1. Escuchar el podcast y marcar las palabras que has trabajado previamente cada vez que las oigas.
    2. Escribir diez preguntas que crees que van a hacerle al entrevistado y comprobar cuántas has acertado. (Si quieres explotar este material como profesor, puedes darles directamente las cuestiones a los alumnos las preguntas.

Cuando escuchamos se ponen en marcha un buen montón de mecanismos. Si queremos entrenar la comprensión auditiva, tenemos que conseguir escuchar con el radar puesto. Al fin y al cabo, es lo que hacemos cuando tenemos una conversación, vemos una serie o un programa de radio. Por esta razón, es importante plantearnos unos objetivos antes de escuchar una canción, un podcast o una programa de radio. Así, cuando los logramos, sentimos que avanzamos.

Espero que esta idea para mejorar la comprensión auditiva del árabe, sea útil. Si la aplicas, ¿me cuentas?