Descubriendo la poesía árabe

Fragmento del poema Lavar la Deshonra de Názik Al-Maika

Lavar la deshonra

El género lírico y yo

En honor a la verdad, mi gusto e interés por la poesía es más o menos reciente. Hubo un tiempo de mi vida en que no la entendía; me enojaba y me irritaba. Si me preguntaran por qué, no podría responder. Aunque, si lo pienso bien, aventuraría que el motivo es la cantidad innumerable de comentarios de textos que hice durante el bachillerato destripando los poemas. A veces me pregunto si mis primeros contactos con este género literario hubieran sido desde la recitación y no desde la teoría me hubiera enamorado antes.

A raíz de dar clases de E/LE comencé a contemplar la poesía con otros ojo, ¿por qué? Porque, desde mi punto de vista, ayudan al aprendizaje de la entonación y la musicalidad de la lengua que estudias. Es lo mismo que ocurre con las canciones; son una forma amena de familiarizarte con la pronunciación, la prosodia, etc. Te ayudan mucho a fijar el vocabulario y expresiones. Por supuesto, también son unas grandes transmisoras del pensamiento y la cultura de una sociedad.

Ahora me toca recuperar el tiempo perdido

Por un lado, tengo la opción de leer directamente en árabe y, por otro, leer las traducciones que tengamos en el mercado editorial español. En cuanto a las lecturas en árabe, haré mis búsquedas para ir incorporándolas en este cuaderno de aprendizaje. En cuanto a la lectura en español, he hecho unas búsquedas por Internet y he recopilado algunos materiales que pueden ser una buena forma de acercarse a la poesía árabe.

Antologías a tiro de click

PD: Sigo la búsqueda de las publicaciones de poesía árabe traducida al español que haya en red. Si conoces alguna, ¿me la dejas en comentarios? ¡Muchas gracias!

5 libros árabes que leer antes de morir

Estaba yo esta mañana echando un ojo a Arablit, un blog sobre literatura árabe en inglés (ya me gustaría que hubiese algo similar en castellano. Si lo hay y lo conoces, por favor, déjamelo en los comentarios. ¡Muchas gracias!) y he llegado a un post titulado: 5 Arabic Books to Read «Before you die». Así que allá que me he lanzado a ver cuáles eran las recomendaciones para comprobar si tenía alguna de ellas en mis estanterías.

El artículo que escribe M. Linx Qualy recoge las cinco recomendaciones de varios autores, críticos, editores y traductores. Bueno, allá voy con este ejercicio que me he impuesto. ¿Me podré morir tranquila? (Risas)

Miramar de Naguib Mahfuz (tengo la edición de Destino). Este autor, premio Nobel de literatura de 1988, tiene una obra muy extensa y prolija. Así que es una buena opción si quieres hacer tus primeras exploraciones por la literatura árabe. En mi caso, yo empecé con Principio y Fin, de la cuál hay, además, una versión cinematográfica. Te dejo el trailer aquí por si te apetece investigar:

Mudun al-milj (Ciudades de Sal) de Abd Ar-Rahman Munif. Lo compré durante mi estancia en Rabat allá por 2002 y lo tengo en árabe. Mucho me temo que esta novela también me pide revisión porque hace tantos años que la leí que a penas la recuerdo.

Los viajes de Ibn Batutta a través del Islam, un libro de viajes que tiene una extensión considerable con 845 páginas. Este más bien es para leerlo a ratos y con lecturas intercaladas si te interesa este famoso viajero que superó a Marco Polo en los kilómetros recorridos. He de confesar que, a pesar de los años que lleva en mi biblioteca, no he terminado de leerlo.

He visto que la mayoría de autores recomiendan Época de Migración al Norte de Tayeb Saleh. Lo leí durante la carrera y recuerdo que fue muy chocante para mí; es más, creo que no terminé de entenderlo. Quizá, sea un buen momento para releerlo porque, entre otras cosas, han pasado ya unos cuantos años y seguro que me viene bien refrescarme la mente. Seguro que ahora lo leo con otros ojos. Por cierto, ya que el autor es sudanés, puede servirnos de pretexto para fijarnos en lo que allí ocurre estos días porque el patio anda revuelto en este país.

A Sinan Antoon lo tengo en mi bibloteca, pero con la obra Fragmentos de Bagdad, que merece la pena echarle un ojo. Aunque es una novela muy cortita, es suficiente para hacerse una idea de cómo las exaltación de la diferencia y el convertir al otro en el enemigo termina por arruinar la vida cotidiana de personas que vivían en paz hasta que les dijeron que debían odiar al vecino. Te dejo aquí una reseña estupenda sobre esta novel escrita por Laura Casielles y publicada en La Marea: Bagdad, la ciudad que no se ve en las noticias.

Ahora tengo pendiente, hacer una lista con las novelas que aparecen en el listado pero que no he leído. Quizá, así, pueda llegar a morirme tranquila cuando me toque (risas).

¿Has leído estos libros? ¿Qué opinión tienes sobre ellos?

Khalil

Khalil es el título y el nombre del protagonista de la última novela de Yasmina Khadra, un escritor argelino de novela negra muy prolífico que tiene la habilidad de tocarte la fibra con sus historias. Los temas que plantea en ellas y la forma en la que lo hace se quedan flotando en tu cabeza.

Confieso que me encanta la novela negra, me parece un género que describe muy bien la condición humana. A partir de un crimen se despliega toda una galería de personajes cuyas conductas y pensamientos sirven para describir la sociedad en la que vivimos. En Occidente, la novela negra goza de muy buena salud. De hecho, hay muchos detectives famosos a los que puedes seguir en sus andanzas.

Sin embargo, en el mundo árabe este género es relativamente nuevo o no se cultiva tanto. ¿Los motivos? Quizá, sean los que apunta Rafik Schami, escritor sirio exiliado en Alemania, en su novela «Sofía o el origen de todas las historias «:

» Creo que ningún árabe puede imaginarse que un comisario , por honrado, inteligente y responsable que sea, pueda plantear las preguntas necesarias para aclarar un asesinato».


» — Porque la investigación de un asesinato, tanto en la vida real como en una novela, exige cierta libertad que no existe en ningún país árabe. (…) La resolución del caso está vinculada a la libertad de cuestionar.


En Sofía o el origen de todas las historias, pp 247-248

Pero volvamos a Khalil. En este caso nos encontramos con la historia de Khalil; un reto porque Yasmina Khadra te mete en la piel de un terrorista, de alguien que decide quitarse la vida en nombre de Dios y, de paso, llevarse por delante a cuantas más almas mejor. ¿Por qué? ¿Cuál es el detonante para llegar a tomar esta decisión? ¿Es qué no tiene sentimientos? ¿Tan grande es el odio?¿De dónde sale tanto rencor? Estas, entre otras muchas, son las preguntas a las que el autor intenta dar respuesta.

«Los países no se construyen a base de identidades, sino de ciudadanía».

Khalil de Yasmina Khadra

(Sobre el tema de la construcción de la identidad ando pensando mucho en los últimos tiempos. ¿Quién sería de haber nacido en otra ciudad, en el seno de otra familia,…? El lugar en el que naces y creces; no es lo mismo haber nacido en un pueblo que en una ciudad. La concepción espacial y la forma de relacionarte con el entorno no es la misma. Tus padres y las creencias que te inculcan; si vives en un entorno acomodado o no, etc. Son muchos los factores que influyen en la creación de nuestra identidad).

Khalil y el resto de personajes que conforman la historia van planteando los retos a los que hace frente nuestra sociedad con respecto a la integración de los extranjeros. Nos habla sobre las identidades , las etiquetas, la exclusión, el desencanto, la decepción, la desesperación, el fracaso personal, etc. Es una historia plagada de reflexiones inteligentes y muy acertadas, desde mi punto de vista, sobre cómo nos vemos y vemos a los otros.

La galería de personajes y situaciones que dan pie a plasmar ese mosaico de opiniones y pareceres sobre la inmigración, el Islam en Occidente y fuera de él, los sentimientos de la gente de a pie, los terroristas y sus superiores, los conversos, etc., que encontramos todos los días en las calles. Cada encuentro y cada conversación ofrecen una oportunidad para reflexionar sobre todos estos temas.

Son muchas preguntas las que van surgiendo: ¿Cuál es la situación de los inmigrantes? ¿Han conseguido integrarse? ¿Qué implica la integración? ¿Cómo actúa la sociedad de acogida? ¿A qué dificultades hacen frente aquellos que llamamos injustamente inmigrantes de segunda generación? ¿Se puede ser inmigrante de segunda generación? ¿Por qué, a pesar de ser belga, eres sospechoso porque tus padres no lo son? ¿Cómo se forjan algunas identidades? Son muchas las preguntas que afloran a medida que avanza la lectura.

Por todo ello, creo que Khalil es una lectura imprescindible o muy recomendable para quien esté interesado en saber por qué, qué soluciones puede haber,… Yasmina Khadra nos deja pistas muy buenas para repensar nuestra sociedad. Esa que ha dejado de ser homogénea para convertirse en un bonito mosaico compuesto por pareceres diversos, religiones diferentes y formas de vida distintas. Esa diversidad nos reta para que revisemos nuestros prejuicios, nos conozcamos unos y otros, y logremos alcanzar consensos para convivir en armonía resolviendo los conflictos de la mejor forma para todos.

Para darle una vuelta:

Así conocí la Literatura Árabe

Una de las formas más habituales de invitar a la lectura es decir que la literatura es una manera de viajar sin salir del sofá ni abandonar el salón de tu casa. (La verdad es que barato sí que es y no tienes que preocuparte de qué meter en la maleta).

Desde mi punto de vista, ese tópico se ajusta bien a la realidad porque la literatura que se genera en una cultura está impregnada de la forma de vivir y ver el mundo de la sociedad que la alumbra. Por esta razón, la literatura siempre me ha parecido, después de viajar y convivir con la gente, la mejor forma de acercarse a otros imaginarios colectivos, leyes, organizaciones sociales, paisajes, vestimentas, gastronomías, etc.

Entré en contacto por primera vez con la literatura árabe en octubre de 1997 cuando empecé a cursar la carrera de filología árabe en la Universidad de Alicante. Ese año tuve la gran suerte de adentrarme en un mundo fascinante que, con el tiempo, se ha convertido en otro prisma desde el que mirar este mundo en el que vivimos. Aprender lengua árabe con 18 años fue toda una experiencia porque suponía incorporar una nueva alfabetización, con todo lo que ello conlleva.

Reconozco que comenzar la exploración de la literatura árabe a través de la teoría no es muy atractivo porque, a los que somos lectores, nos gusta perdernos entre las páginas de un libro o la escucha de un hermoso poema. Sin embargo, contar con todos los puntos de referencia se hace imprescindible para comprender las obras que leeremos en los sucesivo. Así que el primer libro que adquirí fue: «Manual de Literatura Árabe Clásica desde la época preislámica al Imperio Otomano» de María Jesús Rubiera Mata.

Así comenzó mi relación con el árabe y su mundo. Desde ese octubre de 1997 no he podido abandonarlo y he sufrido aquellas épocas en las que, por circunstancias de la vida, estuve lejos de él. Ahora que vuelvo a él es el mejor momento para repasar mi biblioteca y poner orden en ella.

Arabista nómada

Me llamo Thais Pintor y soy salmantina, ahora afincada en Túnez. Estudiar árabe en España fue "fácil". Ahora comienza la nueva aventura: vivir en árabe.

Read&Fly

Descubrir libros, conocer el mundo | Blogzine

Discovering MENA and other thoughts

Itxaso Domínguez de Olazábal

Jon Ícaro

Blog del escritor Jon Ícaro

ARABLIT & ARABLIT QUARTERLY

A magazine of Arabic literature in translation

Separata Árabe

Literatura árabe contemporánea

Tintorería Ilustrada

Tu mejor carta de presentación

WordPress.com en Español

Blog de Noticias de la Comunidad WordPress.com

Crea tu sitio web con WordPress.com
Comenzar
A %d blogueros les gusta esto: