Los retos del cómic argelino y “una bonita producción nacional”

La editorial argelina Dalimen Editions es líder en el sector de publicación de cómics y trabajos ilustrados para lectores de todas las edades. Su fundadora, Dalila Nedjem, habla sobre los retos y oportunidades a los que hace frente este ámbito literario.

por Nadia Ghanem

En 2001, Dalila Nedjem fundó Dalimen Editions en Argelia. En sus inicios, la editorial estaba enfocada a publicaciones relacionadas con las artes y la tradición cultural. Sin embargo, cuando Nedjem comisarió la Feria Internacional del Cómic de Argel (FIBDA) en 2008, decidió incluir una línea de publicaciones de cómic y novelas gráficas en su editorial. Para hablar sobre la pasión por el mundo de la ilustración de Dalimen, Dalila Nedjem contestó muy amablemente a la pequeña entrevista que se puede leer a continuación.

Del panorama argelino del cómic

Hay unas pocas editoriales en Argelia que se dedican a promover y publicar a ilustradores y creadores de novelas gráficas. De hecho, este género en Argelia ha pasado por épocas de altos y bajos desde los noventa, década en la que dibujantes de viñetas como Brahim Gerroui (conocido como Gébé), Mohamed Dorbane y Said Mäkbel fueron asesinados. Los libros de estos tres dibujantes había disfrutado de un puesto inmejorable dentro del paisaje literario argelino en aquella década.

La historia del cómic argelino puede remontarse a la época de la pre-independencia a partir de algunos pocos facsímiles que han llegado hasta hoy día. Las viñetas de Ismael Aït Djafer en la prensa colonial de los 50 muestra que estaba realmente involucrado en la creación de viñetas e historias ilustradas a pesar de las restricciones impuestas por la colonización

La historia del cómic argelino puede remontarse a la época de la pre-independencia a partir de algunos pocos facsímiles que han llegado hasta hoy día

Como cabía esperar, el cómic y las viñetas comenzaron a saltar a las páginas de los periódicos durante la época postcolonial. Las viñetas y las tiras cómicas en serie aparecían en los periódicos de tirada nacional ilustrando los nuevos temas que importaban a la sociedad o narrando historias nuevas y originales. La prensa se convirtió así en escaparate para muchos dibujantes como Mohamed Aram, conocido como “el padre del cómic argelinoAhmed Haroun, Rachid Aït Kaci, Maz y Slim; por nombrar a algunos. Ellos, junto a algunos más, fundaron magazines clásicos como M’quidesh, El Manchar, and Bendir en 1969, 1990 y 2009 respectivamente. Estos artistas fueron los que sentaron las bases en la creación cómics con álbumes que reunían las tiras y viñetas que el dibujante había publicado en distintos lugares en un solo volumen o bien creaban nuevas historias y personajes.

Pasados los noventa, los cómics han vuelto a estar en auge, aunque han llegado a través de los años hasta ahora; cosa que queda clara en la FIBDA aún quedan multitud obstáculos por salvar. A pesar de que tiene un vasto entramado, todavía no es palpable. En los ochenta, se habían alcanzado ciertos niveles de libertad de expresión, impulsados por los cómics, que se perdieron en los años noventa; ni en la era Bouteflika ni ahora ni próximamente se ha podido ver ninguna serie de tiras sobre los encarcelamientos.

Pasados los noventa, los cómics han vuelto a estar en auge, aunque han llegado a través de los años hasta ahora; cosa que queda clara en la FIBDA aún quedan multitud obstáculos por salvar.

El tratamiento del dibujante Amine Benabdelhamid, Nime, es buen ejemplo de la arbitrariedad existente en los arrestos de los últimos tiempos. En diciembre del 2019, sentenciaron a Nime a un año de prisión, tres meses efectivos, por una caricatura de la persona que se convertiría en presidente tras la era Bouteflika. Finalmente, Nime pasó en la cárcel un mes ya que salió de prisión en enero de 2020; aunque su condena no fue anulada.

El mundo del cómic en Argelia va más allá del tema político, por supuesto, pero si le añades los costes de publicación y los quebraderos de cabeza que da la distribución, que se haga promoción de este género – sobre todo por parte de un peso pesado como Ndjem – se vuelve una tarea reseñable.

Entrevista

Nadia Ghanem: Primero voy a presentar a Dalimen a través de cómics como Waratha (colectivo) y Fatnam n'Parapli de Soumeya and Safia Ouarezki y Mohamed Benamour. ¿Cómo se te ocurrió especializarte en la publicación de cómics? ¿Con qué cómic comenzó su andadura Dalimen Publishers?

Dalila Nedjem: La idea surgió de una forma totalmente espontánea después de la creación del Algiers’ Festival International de la Bande Dessinée (El Festival internacional del cómic en Argelia). Desde este punto de vista, la mayoría de talentos argelinos habían dejado de publicar durante la “década negra”. La FIBDA posibilitó el renacimiento del noveno arte, el cómic, así como el aumento de la demanda de este género. De este modo, comenzamos nuestra aventura con la publicación colectiva Monstruos, que es una maravilla y vio la luz a raíz de un taller. Algunas editoriales sienten prevención ante este tipo de publicaciones, pero nosotros nos atrevimos a dar un paso adelante con ella y así es como comenzamos a desarrollar esta nueva línea editorial.

NG: Desde la creación de Dalimen, habéis publicado cómics y novelas gráficas, literatura infantil y para adolescentes, libros de sobremesa sobre las tradiciones argelinas como los tejidos con Tingurarin de Marie Claire Radrige, antologías como Pequeño diccionario de teatro argelino de Achour Cheourfi, Cuentos de terror argelinos de Zubeida Mameria, una de mis publicaciones favoritas de entre las que tenéis en la editorial, y también ensayos y biogafías. Sin embargo, anunciasteis que el número de publicaciones disminuirá debido a los problemas de financiación a los que hacéis frente. ¿Cómo es la situación actual de Dalimen?

DN: No me parece recordar que estuviera pensando en cambiar la línea de publicación de la editorial (ser ríes), pero no cabe duda de que durante un tiempo estuvimos en crisis, aunque no la sufrió específicamente nuestro sector; sino que afectó a todo el mundo y, además, tampoco fue a nivel nacional, pues fue una crisis económica y financiera global. En 2020, sin intención de pintar un cuadro poco halagüeño sobre el panorama editorial argelino, me gustaría decir que las cosas están lejos de ir sobre ruedas. Esto es porque para poder mantener la editorial a flote, necesitamos algo de ayuda estatal. Sin embargo, estamos muy esperanzados con que el nuevo gobierno reorganice y modifique el sector. ¿A caso no se han autodenominado como un gobierno reformista? Espera y verás, te dicen.

NG:Llegaste a Argelia con la clara intención de fundar una editorial que estuviera enfocada de forma inequívoca a difundir la tradición cultural argelina y eso es exactamente lo que hiciste con la creación de Dalimen en 2001.De hecho, la primera colección de libros la dedicasteis a la herencia cultural. Después,llegó una sobre las ciudades argelinas y, por último, una serie sobre pintores. Más tarde, sacasteis una colección infantil. ¿Cómo está el panorama editorial en la literatura infantil y juvenil en Argelia?

DN: He vivido en Argelia unos pocos años. Me enamoré del país, pero en aquel momento estaba trabajando en otro sector y no tenía planeado abrir una editorial; a pesar de que fundar una y vender libros era uno de mis sueños. Durante mi proceso de reorientación profesional, tras la apertura económica, estuve trabajando en el sector de la comunicación industrial en 1997. En 2001, fue el año en que inicié mi incursión en el mundo editorial. En realidad, era una extensión de mi trabajo en el ámbito de la comunicación. Comencé publicando pequeñas piezas de Said Mekbel y libros para niños. Me parecía bastante natural continuar con una línea de obras sobre la herencia cultural argelina, ya que es muy rica a la par que desconocida, especialmente por el público internacional. La especificidad de nuestra editorial es esta, precisamente, su vínculo con la herencia cultural argelina. De hecho, es un tema recurrente en todas las obras que publicamos, ya sean libros de mesa de centro, literatura juvenil o cómic.

NG: Sabemos que imprimir libros es difícil para las editoriales argelinas. El precio del papel es alto, no hay muchas imprentas y, por tanto, es fácil imaginar que crear libros a todos color y con imágenes de alta calidad es más que un reto. ¿Qué dificultades has tenido que enfrentar para editar los libros de mesa de café y los cómics?

DN: Como has señalado muy bien, los costes del papel son carísimos. Las imprentas no son tan escasas, tenemos que deshacernos de la idea que tenemos acerca de ellas. Los impresores argelinos tienen las mejores máquinas del mercado y una saber hacer; por tanto, son capaces de realizar libros bellísimos. Así las cosas, el principal escollo que nos encontramos es el precio del papel y su calidad. El cese de las importaciones ha impactado en todos los sectores, incluido el editorial. El segundo obstáculo, para mí, es la imposibilidad de tener una producción continuada. Contamos con una generación llena de talento; pero, por lo general, se contentan con publicar un solo volumen sin demasiada convicción de que continuarán.

NG: ¿Qué cambios harías para poder trabajar mejor y difundir publicaciones más fácilmente?

ND: Dalimen realmente desea aumentar el número de lectores de cómic. Queremos quitar de la cabeza de la gente la idea de que los cómics son solo para niños. Por supuesto, tenemos obra gráfica para niños y jóvenes, pero tenemos cómics para adultos porque son obras para todos los públicos. Hace unos pocos años, editamos el cómic Emir AbdelKader, que quisimos poner al alcance de los niños en los colegios. Nuestro objetivo era que las clases de historia fueran más atractivas. Esto es un nuevo método de enseñanza que ha funcionado muy bien en los países que la han puesto en marcha, ¿por qué no habría de tener éxito aquí también?

NG: Mientras leía los cómics y las novelas gráficas de tu editorial, me di cuenta de que muchos de ellos están dibujados por mujeres. Muy especialmente, me viene a la cabeza Nawel Louerrad, Safia y Soumia Ouarezki, y Rim Laredj.¿A qué trabajos creados por mujeres has destacado? ¿Qué temas tratan las mujeres te han marcado más? 

ND: Entre nuestras publicaciones no tengo ninguna preferida; cada una de ellas toca un tema y tiene sus propios códigos. Es un hecho que en Argelia tenemos una buena cantidad de mujeres creadoras de cómics; por este motivo, no puedo destacar esta o aquella obra simplemente porque la haya creado una mujer. Desde mi punto de vista, las mujeres y los hombres son iguales y, por tanto, el trabajo realizado por un hombre también puede hacerlo una mujer y viceversa. En respuesta a tu segunda pregunta, puedo decirte que los temas que más nos han marcado son los que tratamos en Monstruos, donde los jóvenes se expresan por sí mismos sobre incesto, violaciones o los años oscuros argelinos.

NG: Has sido la comisario del FIBDA desde su comienzo, ¿cómo se ve desde el extranjero la producción de cómics argelina? ¿Se van de la feria con novelas gráficas y cómics para publicar en el extranjero? ¿Estás publicando en el extranjero?

DN: Tenemos la gran suerte de tener una estupenda producción nacional. En estos 12 años, la industria editorial y su producción se ha desarrollado notablemente. De hecho, el cómic argelino cuenta hoy en día con cierto reconocimiento internacional. A menudo, los extranjeros se sorprenden por las temáticas que se tocan y la forma en las que están dibujados. Por lo general, consideran que son trabajos de relieve y brillantes. Por supuesto, se llevan obra gráfica y cómics argelinos sobre los que hablan en sus respectivos países. Por el momento, la distribución de nuestras publicaciones la realizamos en las ferias y festivales en los que participamos. Así mismo, también vendemos bajo petición por correo electrónico. Algunos de nuestros libros, se venden en librerías en el extranjero como, por ejemplo, en la que tienen en el Institut du Monde Arabe.

NG: Eres la directora de la librería Algiers Point Virgule, donde organizas una buena cantidad de eventos para poner en contacto a los lectores y a los autores. ¿Con qué tipo de libros te gusta llenar las estanterías de este espacio?

DN: Es importante para los autores estar en contacto con los lectores. Esto haciéndome cargo de esta librería hace al menos 16 años y este tipo encuentros siempre ha formado parte de nuestra programación. El tipo de libros que hay en las estanterías depende de la demanda que exista. Hay libros para niños, de historia, de actividades extracurriculares, de desarrollo personal y todos aquellos que son más demandados por nuestros usuarios. No obstante, me mantengo muy próxima a la literatura internacional.

NG:¿Qué obras de Dalimen recomendarías leer a quienes quieran adentrarse en vuestra editorial?

DN: Si me preguntas por mis favoritos a día de hoy, te recomendaría que leyesen La última prueba de amor de Jamil Rahmani y Michel Canesi. ¡Es maravillosa!

Y hasta aquí esta fantástica panorámica de la situación del cómic en Argelia a través de la entrevista que Nadia Ghanem le realiza a Dalia Nedjem, que puedes leer en inglés en Arablit.

El reverso de los demás, Kauther Adimi

Por Silvia Rubio Taberné

@Silvia84

Cierro los ojos para no ver desfilar la ciudad, para no ver las calles de Argel, la blanca. Nací aquí, siempre he vivido aquí y seguramente moriré aquí, y ya no veo la blancura, la belleza o la alegría de vivir en esta ciudad, solo los agujeros que me hacen hundirme en mi sitio, las palomas que se cagan en mi cabeza, y los jóvenes parados que intentan meterme mano por la calle”

“Cierro los ojos para no ver desfilar la ciudad, para no ver las calles de Argel, la blanca. Nací aquí, siempre he vivido aquí y seguramente moriré aquí, y ya no veo la blancura, la belleza o la alegría de vivir en esta ciudad, solo los agujeros que me hacen hundirme en mi sitio, las palomas que se cagan en mi cabeza, y los jóvenes parados que intentan meterme mano por la calle”, narra Yasmine desde las páginas de El reverso de los demás y así, de un plumazo, te sumerges en lo cotidiano de una Argelia alejada de la postal.

Kaouther Adimi (Argel, 1986) tiene apenas cinco obras por las que ha recibido el doble de premios. Si por tus manos caen El reverso de los demás, su primera novela, o Nuestras riquezas, ambas publicadas en castellano, se entiende tanto boato. 

Adimi parece que es autora de pocas palabras. Si una tiene el talento de contar mucho con un estilo preciso, certero, bien contado, no hace falta caer en páginas paja. No lo necesita, sabe lo que quiere contar y lo cuenta como nadie

Capaz en Nuestras riquezas de narrarnos las vicisitudes de fundar una librería-editorial que, para más inri, fue la ‘descubridora’ de Camus, atravesó como pudo la Segunda Guerra Mundial y los comienzos de la revolución argelina, mientras cambiando su línea temporal (quizá la parte más floja del libro) grita su amor a los libros; en El reverso de los demás, Adimi nos fotografía una familia argelina y su vecindario.


De sus personajes apenas tenemos un esbozo. Las 90 páginas de este relato no pretenden ser una llamada de atención ampliamente desarrollada de la situación de la mujer, de la sociedad, de la falta de horizonte laboral de los jóvenes argelinos o de sus sueños de labrarse un futuro lejos de su país, aunque de todo ello se habla en sus páginas.

No. Libros que relatan pormenorizadamente estos temas tenemos cada vez más, las noticias incluso nos recuerdan de pasada lo turbulento de la actualidad argelina, así que la autora parece centrarse en problemas más comunes, más universales: lo poco que conocemos a nuestra propia familia o a nuestros amigos y vecinos porque realmente no nos paramos a saber más, no nos detenemos a escuchar, a preguntar, así que los silencios se llenan de ideas preconcebidas. 

En varios capítulos cortos nos presenta a un elenco de personajes carcomidos por dentro que no hablan entre sí, de los que no tenemos referencia y de los que no sabremos su final. Cuenta con un epílogo como vuelta de tuerca. Pero poco más: el libro es la captura de un momento y unos pensamientos, no una historia desarrollada. Quizás ahí radique la única pega del relato. Los protagonistas dan para mucho más, el boceto de todos ellos deja con la miel en los labios y la sensación de que se han desaprovechado unos personajes, en especial el de Yasmine, que podrían dar para una novela ellos solos. 

Pero quizá la idea era esa, demostrar que si alguien puede en su primera novela dejarte con ganas de más será porque merezca la pena seguir la pista de la autora.

Sobre Gasán Kanafani en su día: lecturas online

Paso a traducir y a adaptar el contenido de este artículo publicado en Arablit sobre Gasán Kanafani. Al final, adjuntaré la obra de ese autor palestino que se puede leer en nuestro idioma tanto en papel como online.

El aclamado novelista y escritor de historias cortas Gasán Kanafani (1936-1972) nació en el 8 de abril de 1936. Y murió con 36 años el día en que, al girar la llave de su pequeño Austin 1100 aparcado en una calle de Beirut, detonó una bomba de varias toneladas de explosivos plásticos. La deflagración no solo lo mató a él, también acabó con la vida de su sobrina Lamis de 17 años que lo acompañaba ese día.

Kanafani es uno de los autos palestinos más queridos, nació el 8 de abril de 1936. Tuvo una vida en el exilio muy intensa e, incluso, en algunos momentos, frenética, escapando de la muerte, lo que se vio reflejado en sus obras, tal y como expone Elías Khoury: “Empieza por el final para que el principio sea mucho más enriquecedor; como si por un momento hubieran robado la historia, como si lo único que dejase el personaje principal antes de desaparecer fuera una confesión”.

Ghassan Kanafani (TBT)
Imagen tomada de Resumen latinoamericano

Ya desde niño, la muerte acechaba a Kanafani. En su infancia le diagnosticaron diabetes tipo 1 y tuvo que mudarse de Akka en 1948, convirtiéndose a los 12 años en refugiado. Estudió literatura en la Universidad de Damasco y más tarde se trasladó a Kuwait para trabajar como profesor. Finalmente, se instaló en Beirut donde conoció a Anni Høver, una activista sueca, con la que se casó. Los últimos diez años que Kanafani pasó en la capital del Líbano los dedicó a su labor como periodista, editor y líder del Partido del Frente de Liberación Palestina (PFLP).

Entre 1960 y los primeros años de los setenta, Kanafani fue extremadamente prolífico: escribió, editó, fue mentor de otros autores, concedió entrevistas, impartió conferencias, trabajó en el Partido del Frente de Liberación Palestina y, además, tuvo dos hijos. La diabetes no logró que aminorara su ritmo. De hecho, el escritor Reem al-Madhoon, en sus notas sobre la vida del autor, cuenta que el autor se desamayó durante una conferencia para la Unión de Periodistas Árabes en El Cairo. Al-Madhoon cuenta que Kanafani era un “autor capaz de romper sus escritos cuando no le gustaban porque siempre aspiraba a un trabajo mucho más bello y expresivo”.

Mientras en mi labor política defiendo a la organización a la que pertenezco… En mis historias le concedo a mis personajes la libertad de expresión para manifestar sus propias posiciones sin reservas“.

Kanafani, al igual que le ocurrió a Elías Khoury, tuvo problemas para conjugar su faceta de creador literario con la de político en la resistencia. De hecho, en unas declaraciones a una radio escandinava dijo: “Mientras en mi labor política defiendo a la organización a la que pertenezco… En mis historias le concedo a mis personajes la libertad de expresión para manifestar sus posturas personales sin reservas“.

Algunos críticos han señalado que la obra de Kanafani está limitada por sus ideales políticos y califican Volver a Haifa como agitprop de un tiempo ya pasado. Sus historias, Hombres al sol (1963) y Vuelta a Haifa (1970) todavía resuenan a lo largo de las décadas hasta hoy día inspirando piezas en arte visual, el celuloide , los escenarios o en otras novelas.

En 1972 se realizó una película basada en la historia Hombres al sol -una novela clásica del autor que toca los temas de la migración, de la sensación de verte despojado de tus propiedades y el oportunismo -. Según el director de este largometraje, Kanafani pudo verlo poco antes de su muerte. En los años siguientes a su asesinato, la obra de este autor continuaba tocando la fibra sensible de algunos. Tanto es así que en 1977, las autoridades israelíes prohibieron la puesta escena de la adaptación teatral de Hombres al sol en Nazareth. No obstante, Retorno a Haifa es la obra de Kanafani más controvertida y querida, ya que continúa avivando discusiones, reacciones literarias y reintrepretaciones.

Discusiones, reacciones literarias y reinterpretaciones

El novelista israelo-iraquí Sami Michael publicó en 2005 la novela Las palomas de Trafalgar como respuesta a la obra de Kanafani Vuelta a Haifa. En la novela de este último se cuenta que un bebé quedó abandonado en mitad del caos originado por la evacuación de Haifa en 1948. El niño, Jaldún/Dov, crece con una pareja israelí que se traslada a la casa abandonada donde se quedó la criatura. Cuando los padres de Jaldún vuelven a Haifa se produce el encuentro con ellos.

Michael ha criticado Vuelta a Haifa porque considera que la voz de las mujeres ha sido silenciada en esta novela de Kanafani. De hecho, declaró al diario Haaretz que se sentía como ese niño abandonado y describió la relación que tenía con el libro como “el amor; no puedes explicar por qué te has enamorado de alguien”.

La novela más conocida de Susan Abulhawa Mañanas en Jenin (2005), escrita en inglés, toma a la novela de Kanafani como impulso y punto de partida. La historia también está enmarcada en el desastre del 48 cuando se llevan a uno de los niños de la familia y lo cría un superviviente del holocausto con el nombre de David.

Las adaptaciones teatral de Vuelta a Haifa siguen poniendo el dedo en la llaga. De hecho, en 2011, Boaz Goan, escritor y periodista israelí, comentó en el Washington Post que la historia de KAnafani le había roto por dentro, en especial porque le permite empatizar tanto con los persojanes palestinos como con los israelíes. Esto llevo a Goan a adaptar esta historia y convertirla en una obra de teatro cuya duración es de 95 minutos, en hebreo, que se estrenó en 2008 y que, posteriormente, llegó a EE.UU.

En cuanto a la influencia de Kanfanai en las artes plásticas y visuales, el gran artista iraquí Dia Azzawi publicó una colección de pinturas titulada Dibujos desde la tierra de los naranjos tristes basado en las historias cortas del autor palestino. Azzawi comentó en una entrevista concedida a The Telegraph que “Kanafani me ha enseñado la importancia de ser parte de lo que le ocurre a tu generación. No puedes quedarte al margen”

Obra libre de Kanafani en español publicada online

Obra libre de Gasán Kanafani (2016) En el siguiente enlace encontrarás tres novelas de este autor libres de derechos de autor:

  • Hombres al Sol
  • Visión de Gaza
  • Lo que nos queda

Obra de Kanafani publicada en papel

  • Una trilogía palestina, traducida por María Rosa de Madariaga y publicada en Hoja de Lata. Ya van por su 5º edición.

Espero que estas líneas sobre la vida y obra de este gran autor palestino, te animen a explorar su obra. ¡Gracias por haber leído hasta aquí! ¡Hasta la próxima!

Kalimmat, un diccionario de árabe en línea diferente

Me ha llamado mucho la atención este diccionario de árabe en línea llamado Kalimmat, además, rápidamente me ha venido a la cabeza Anís del moro. A ver qué le parece a él este tipo de diccionario.

¿Por qué me ha llamado la atención?

Porque una de las primeras tareas que te enseñan cuando aprendes árabe es buscar en el diccionario ya que es una de las primeras herramientas con la que te haces para aprender el idioma. Al fin y al cabo, lo necesitas para ir adquiriendo el nuevo lexicón que vas a instalarte en el cerebro. Tendría que reflexionar un poco sobre el papel que juega el diccionario en el proceso de enseñanza/aprendizaje de un idioma, y concretamente en el del árabe. Aunque ya se sabe que lo puedo hacer solo desde mi experiencia que, por supuesto, no es extensible al resto de personas que pueblan este planeta.

Sea como fuera, el diccionario de árabe-español fue una de las primeras obras de consulta que adquirí cuando empecé la carrera. La cuestión es que el volumen de estos diccionario no es, precisamente, adecuado para llevarlo en el bolsillo (ja,ja,ja). Más bien, todo lo contrario. A no ser que quieras llegar a casa hecha polvo después de cargarlo durante todo el día.

Captura de pantalla tomada de la página del diccionario

La cuestión es que en la actualidad es menos necesario tener uno en papel a la mano. No hay nada más el número de páginas que te permiten resolver dudas lingüísticas. Volviendo a mis tiempos de recién llegada a la carrera de filología árabe, corrí a comprarme el Corriente y el Cortés. El primero llegó a mis manos con un defecto: tiene hojas en blanco. Por desgracia, lo descubrí tarde. (Lección, hojea siempre la obra que vayas adquirir por si tiene alguna tara. Los diccionarios de árabe no son precisamente baratos). Luego, me compré el Cortés que he usado más porque me sentía más cómoda con él.

Cuento todo esto porque el uso del diccionario árabe-español hay que aprenderlo/enseñarlo. Esto es, tú vienes con tu experiencia de buscar en el diccionario español y, obviamente, quieres trasladar esta capacidad a la L2. Lo especifico porque importa. Las habilidades que hemos adquirido en nuestros años de estudios las transferimos y usamos en el aprendizaje de la L2, sea esta cual sea.

Los españoles buscamos las palabras en estas obras de consulta por orden alfabético. Así que, ¿qué crees que pretendes hacer antes estos dos diccionarios de árabe? Pues buscar la palabra del mismo modo. ¿Qué ocurre si te encuentras con un participio de pasado en árabe? (a lo mejor, no es este el mejor ejemplo pero espero que sirva). Pues que si tiras de esta costumbre, no la encontrarás debido a que las entradas del diccionario están organizadas por raíces. Así que, si quieres conocer el significado de una palabra, te toca poner en marcha tu detector de raíces para encontrar la palabra deseada. Una vez aislada, te vas a tu diccionario, la localizas y das con la palabra deseada.

Por eso, me ha llamado la atención este diccionario; porque puedes hacer búsquedas por la primera letra de la palabra.

¿Y ya está? ¿Eso es todo?

Pues, la verdad es que no. He seguido trasteándolo y he descubierto que puedes hacer búsquedas según la letra en función de la posición de la letra dentro de la palabra. Por tanto, tienes tres opciones: buscar por la letra inicial de la palabra, a partir de la letra medial o de la letra final. También tienen una opción donde puedes encontrar palabras a partir de la primera y última letra.

Si pinchas en cualquier letra, verás que te lleva a un menú donde las palabras están distribuidas entre aquellas que empiezan por la palabra que has buscado, vocablos que están compuestos por dos grafías; a las que les siguen aquellos que están compuestos por tres y así sucesivamente.

Es curioso que cuando pinchas la entrada, si es que optas por buscar así, aparece la explicación de las letras que la forman. Mira, de algún modo, me parece que se puede utilizar para hacer actividades de deletreo para familiarizarse con los sonidos del árabe.

Hasta aquí llega mi análisis de este diccionario, que me ha parecido interesante por su formato. ¿Tú le has echado un ojo? ¿Qué te parece? ¿Crees que se puede usar para generar alguna actividad? ¿Cuál es tu experiencia con los diccionarios de árabe-español? ¿Tienes alguno monolingüe?

Días que dan para mucho: aprender el alifato, por ejemplo

Una de las recomendaciones que están dando estos días de cuarentena -no me puedo creer que ya sean 18- es que aprendas un idioma nuevo. Y, claro, ¿qué voy a proponer yo? Pues que aprendas árabe. ¿Por qué no? Es una lengua hermosa que te trae algún dolor de cabeza -ja, ja, ja-, pero su belleza los compensa con creces. Así que, ya bien tengas curiosidad por su grafía – a lo mejor, te apetece fardar con los amigos de que sabes escribir su nombre – o ir un poquito más allá, dejo por aquí algunos recursos que estos días puedes utilizar.

Añado a otros artículos del blog donde ya he hablado sobre el aprendizaje del árabe, más recursos para aprender esta lengua en la fase de aprendizaje de la lectoescritura:

En Saqi Books han propuesto para estos días de confinamiento el resto de aprender a escribir una letra al día. Estas son las letras que llevamos hasta ahora:

Este recurso se puede acompañar de los que está publicando estos días también Transparent Arabic. Esta web ofrece ejercicios para trabajar la comprensión auditiva, el vocabulario, la gramática, etc. También dedica espacio a hablar sobre temas culturales, modales, datos históricos y culturales, etc. Cuestiones útiles que nos ayudarán a lograr eficacia comunicativa.

Después de aprender a dibujar las grafías, siempre puedes pasar a la siguiente fase siguiendo las clases de alfabetización de la televisión marroquí sobre las que hablé ayer. Si te animas con esta preciosa lengua, por favor, dímelo. Me alegrará mucho saberlo.