10 + 1 mujeres árabes feministas y escritoras que deberías leer

Listado de 10 + 1 escritoras árabes feministas cuyas obras estaría bien leer. Cada una de las propuestas está acompañada de toda la obra de estas autoras traducida al español.

Esta vez, voy a traducir/adaptar un artículo publicado en Culture Trip donde Anahit Behrooz ha publicado un listado con las 10 mujeres árabes feministas que deberíamos leer. Bueno, en realidad, son ocho mujeres árabes y dos iraníes: Marjane Satrapi y Azar Nafisi*. Por tanto, he decidido sacarlas del listado y las he sustituido por Joumana Haddad y May Ziadeh.

He tomado como punto de partida el artículo anterior para averiguar a cuántas de ellas podemos leer en nuestro idioma. De esto modo, quien esté interesada en este tema no tendrá que romperse mucho la cabeza buscando si existen las traducciones o no de las obras de las autoras que aparecen en el listado.

Vamos a allá.

La tradición de las escritoras árabes en Oriente Medio ha crecido extensamente durante el siglo XX, ya que las nuevas generaciones están decididas a dar voz y representatividad a la mujer desde la perspectiva feminista, la identidad y la conciencia de clase desde la visión de la mujer. Desde la ficción a la no-ficción, os proponemos 10 fantásticas escritos de Oriente Medio.

Layla Baalbaki

Aunque Layla Baalbaki (Libanesa) está plenamente reconocida como pionera en la escritura de mujeres de Oriente Medio, no contamos con traducciones en español de ninguna de sus obras. Esta autora es una de las primeras voces de la literatura árabe en poner el foco sobre las cuestiones que afectan a la mujer. En su novela Estoy viva (1958) (por cierto, aparece en el listado de las 100 mejores novelas árabes) habla sobre una mujer joven que intenta encontrar su lugar en el mundo y su lucha para ser política, social y económicamente independiente. Desgraciadamente, esta obra fue tachada de inmoral e indecente debido a la forma en que se planteaba esta lucha.

  • SAEED, Mahmoud; Documenting Women Arab Novelist To Re-Wrtiting History publicado en Al-Jadid.

ASSIA DJEBAR

Esta autora aparece en la lista de 12 narraciones (auto)biográficas escritas por mujeres argelinas que traduje/adapté del blog Arablit. Assia Djebar es conocida por examinar a fondo el papel de la mujer a lo largo del periodo post-colonial. Su obra incluye una colección de historias cortas Mujeres de Argel en sus apartamentos (1980) inspiradas en el cuadro orientalista de Delacroix Las mujeres de Argel (1834). Con la obra mencionada anteriormente, respondió al orientalismo y a las estructuras patriarcales que circundaban a la sociedad argelina; así como denunciaba la falta de igualdad que marca la vida de las mujeres.

De esta escritora argelina sí contamos en español con una buena cantidad de traducciones que paso a relacionar por si quieres darte una vuelta por Argelia.

Assia Djebar es conocida por examinar a fondo el papel de la mujer a lo largo del periodo post-colonial.

Inaam Kachachi

Esta escritora árabe nació y creció en Bagdad, donde estudió periodismo. En 1979 se mudó a París donde vive hasta el día de hoy. Además de escribir artículos en árabe para diversas publicaciones periodísticas, Kachachi ha publicado numerosas novelas en las que explora las consecuencias del exilio y el desarraigo, así como la brutal realidad que vive Iraq.

Frustrada por el carácter didáctico y moralista que ha tomado la literatura contemporánea iraquí, Kachachi intenta hacer un retrato del país que ella conoció. En Tashari (2013) se retrotrae a la década de los cincuenta y nos narra las dinámicas de los cambios sociopolíticos a través de una familia que está dispersa a lo largo del mundo.

Kachachi ha publicado numerosas novelas en las que explora las consecuencias de la patria y el desarraigo, así como la brutal realidad que vive Iraq

Tampoco he encontrado traducciones de su obra al español. Así que para poder leerla hay que recurrir al árabe o al inglés.

Saher Khalifa

De esta escritora palestina sí contamos, al menos, con una obra traducida. Es una de las escritoras árabes feministas más conocidas y que mejor ha retratado a la mujer en la sociedad palestina. Su obra tiene como telón de fondo la ocupación israelí del territorio palestino,

Una de sus novelas más renombradas es Cactus publicada por Txalaparta, pero también te puedes haber con Imagen, icono y promesa, trad. Carmen Ruiz Bravo para Cahoba

Fátima Mernissi

Esta autora marroquí fue una reconocida luchadora por los derechos de la mujer en el mundo árabe. De hecho, compartió el premio Príncipe de Asturias 2003 con Susan Sontag por este motivo.

Obra traducida de esta autora en español:

Ghada Al-Samman

Autora nacida en Dasmasco en 1945 en el seno de una familia acomodada. Su madre era escritora y su padre profesor de universidad; de ellos aprendió la pasión por el trabajo duro y el aprendizaje. Paulina Homsi Vinson en su artículo Ghada Samman: A Writer of many Layers para Al-Jadid nos cuenta que es una escritora muy prolífica, ya que ha publicado al menos cuarenta novelas de distintos tipos y géneros.

  • La Luna cuadrada, trad. José Miguel Parrilla, Editorial Comares.
  • Beirut 75 publicado en Ediciones Mundo árabe e Islam. Me temo que, al igual que ocurre con muchas otras obras, esta novela está descatalogada.

Joumana Haddad

Esta autora aparece en el listado de Beirut 39 creado en el Hay Festival celebrado en la capital del Líbano en 2009. Beirut39 es un listado de autores y autoras árabes que tenían menos de 40 años en el momento de su creación. Esta lista de autores se hizo con el fin de que esta generación debatiera sobre los tabúes, problemas y cuestiones de calado que afectan a la sociedad árabe.

Este verano, Joumana Haddad ha visitado nuestro país en dos ocasiones; vino en julio a Casa Mediterráneo y recientemente ha participado en Converses Literàries en Formentor. Estas son las obras de esta autora que pueden leerse en nuestro idioma:

Hanan al-Shaykh

A Hanan al-Shaykh (Líbano) le dediqué hace unos días una nota donde recojo todos los títulos que se pueden leer en español de esta autora.

Nawal As-Sadawi

Es una escritora egipcia muy combativa con la situación de la mujer en el país del Nilo. Estuvo encarcelada en época de Naser y habla de ello en su obra Memorias de una joven doctora. Hemos hablado de ella en un artículo anterior en el que se recomiendan siete lecturas sobre literaria carcelaria escrita por mujeres.

May Zyadeh

Aquí dejo una documental de Al-Jazeera sobre su figura. Mae Zyadeh. Julia Zabala ha publicado un artículo muy extenso sobre la vida de May Ziadeh y su obra en Teo Palacios.

Post Data

Fadhila El Farouk

Fadhila El Farouk es una escritora argelina de origen cabilio nacida en Aris, Argelia, en 1967. Es periodista y reside en Beirut donde trabaja y escribe una columna para el periódico saudí Al-Ryadh. También es presentadora de un programa sobre libros en la cadena Al-Arabiya. Ha publicado varias colecciones de cuentos y cuatro novelas. Así como ha publicado historias por capítulos en diarios y ha creado ficciones para la radio.

Vergüenza es la única novela de entre toda su obra queue tenemos traducida a nuestro idioma. dejo aquí el fragmento que han publicado en M’Sur para que lo leas y valores si te merece la pena leer esta novela donde se habla de las violaciones y de aquellas costumbres que hay que erradicar porque atentan contra los derechos y libertades de las mujeres. En el fragmento que enlazo, se habla de lo que ocurre en la noche de bodas donde la sangre en las sábanas blancas dará muestra de la virginidad de la mujer. Por desgracia, yo diría que esta costumbre no nos suena tan lejana, ¿verdad?

La madre del novio lloró. Al cabo de una hora llegó un viejecito a la casa. Se sentó un rato a solas con la novia y su familia y después se marchó.

El novio volvió a entrar y al poco rato Mohammed salió. Las mujeres tocaron a la puerta de la habitación antes de que saliera y una de ellas dijo sin rubor: – ¡Vamos!

¿Cómo pudo hacerlo en minutos? No entendía nada, pero me dio asco ver el camisón de la novia manchado de sangre.

Las mujeres gritaban de alegría y la novia fingía inocencia.
¡Qué horrible que una de nosotras sea novia!

En Vergüenza de Fadhila Farouk

Notas

1- Aunque yo hay sacado de la lista a Marjane Satrapi y a Azar Nafisi, léelas igualmente. En Norma Editorial han publicado varios de los cómics y cuentos escritos por la primera. De Azar Nafisi están disponibles en castellano Lolita en Teherán y Cosas que he callado publicadas por Duomo Ediciones

Por supuesto, esta es un pequeño listado y, como toda lista, se suelen quedar fuera muchas propuestas. Iré aumentando el listado con otras propuestas más adelante.

Algo que me hubiera gustado saber antes de aprender árabe

Si tuviera que estudiar árabe ahora, sin duda, lo haría de forma diferente (bien es verdad que ahora tengo la perspectiva docente de la enseñanza/aprendizaje de un idioma). Sería totalmente diferente, no solo porque ahora tengo más herramientas, sino porque, simplemente, ahora sé mucho más sobre este idioma. A lo mejor, asombra esta afirmación viniendo de una licenciada en filología árabe, pero, si conoces los entresijos de esta formación, quizá no te parezca tan descabellado.

Cuando llegué a la facultad en 1997, como ya conté, no sabía ni papa de árabe. Con toda la ingenuidad del mundo, creí que iba a aprender un instrumento de comunicación nuevo. Los profesores que allí había seguro que me guiarían bien. Sin embargo, me di bruces con una lengua, el árabe estándar, que, si bien se usa en determinados ámbitos, no es, ni de lejos, la lengua de la vida cotidiana. En aquellos momentos, hubiera agradecido que, antes de empezar a enseñarme el alifato, me hubieran contado lo que se aclara en este vídeo.

MatarTV

Creo que esta sencilla explicación de la realidad lingüística del árabe, me hubiera situado en el lugar correcto. De este modo, hubiera tenido una idea más exacta del panorama y de la complejidad del idioma que iba a aprender. Quizá, así hubiera invertido mis esfuerzos de una forma más adecuada y me habría administrado más sabiamente para lograr moverme entre el registro lingüístico formal que te permite leer una novela o realizar un escrito formal y el registro lingüístico coloquial con el que ir al médico, ver una serie o desagañitarme cantando mi canción favorita mientras ando de limpieza casera, por poner algún ejemplo. Al fin y al cabo, un hablante competente de cualquier lengua es capaz de ajustar su registro en función de la situación comunicativa en la que se encuentra.

Reflexiono sobre estos temas porque, como licenciada en filología árabe, me hubiera gustado, por ejemplo, salir de la facultad teniendo la capacidad de leer una novela en árabe. ¿No es acaso una habilidad básica para alguien que estudia literatura árabe? He tardado años en poder leer una novela árabe y sigo insistiendo porque aspiro a tener un nivel de lectura similar al que tengo en mi lengua materna. ¿Cómo conseguirlo? Pues leyendo. Porque leer no es simplemente juntar letras y, hala, a volar.

¿No se trata de conseguir hablantes competentes? ¿Se consiguen con la situación actual de la enseñanza/aprendizaje del árabe?

Quizá, habría que redefinir el objeto de enseñanza/aprendizaje para conseguir que la enseñanza de un árabe real y no esa especie de lengua artificial que se enseña/aprende en la facultad. Porque cuando consigues afinarlo y tener claro qué estás enseñando/aprendiendo, puedes pasar a pensar en cómo lo estás enseñando/aprendiendo.

Por cierto, aconsejo a quien esté interesado en este negociado de la enseñanza del árabe que se dé una vuelta por la cuenta de Anís del moro y preste atención a lo que allí se dice o comenta. Ojalá, este tema suscitara debate y se hablara más sobre este tema porque contribuiría a la mejora de la situación.

El Mediterráneo como tumba y unos cuentos cataríes.

A lo largo de la semana voy guardando canciones, artículos e ideas que voy encontrándome por la red y que me interesan. Son muchos los enlaces, pero, como hoy es domingo, me quedo con la música de Samih Choukeir y los cuentos de la tradición oral qatarí contados por mujeres.

Samih Choukeir

¿Cómo lo he conocido?

He conocido esta canción a este cantante sirio-druso a través de @Manshoor, un proyecto que toca los temas que preocupan en las sociedades árabes actuales. Todas las mañanas, saludan a sus seguidores con una canción; lo que está genial por varios motivos: conoces nuevas músicas y a nuevos intérpretes y empiezas el día con otro ánimo. Para mí es una forma estupenda de familiarizarme con la cultura cotidiana en el mundo árabe; esa que es necesaria para poder desenvolverte en una sociedad y comprenderla.

¿Quién es?

Samih Choukeir (ÁR) es un músico sirio-druso famoso por sus canciones protesta. Aunque sus composiciones tocan temas políticos, nunca ha estado adscrito a ningún partido político y se ha mantenido independiente en ese sentido. Hoy, dejo aquí una canción que habla sobre lo que ocurre en nuestro Mediterráneo, ese tan hermoso al que cantó Serrat, pero que hoy es la tumba para muchos que intentan cruzarlo después de haber pagado un billete a las mafias. Un billete que creen que los llevará a una vida más segura y alejada de la muerte. A menudo, me pregunto: ¿Qué haríamos nosotros si estuviéramos en su lugar?

El vídeo está subtitulado en francés, por si pasas por aquí y no sabes árabe.

Samih Choukeri, una pequeña habitación en el exilio (ÁR) escrito por Tariq Hamdan para Al-Araby en 2011.

Cuentos Qataríes

Estoy subscrita a la lista de World Without Borders porque, desde mi punto de vista, hacen una bonita labor de difusión de la literatura internacional; entre la que se encuentra, obviamente, la literatura árabe. Confieso que paso una envidia terrible porque me encantaría que existiera algo así en nuestro idioma y, por eso, intento hacer lo que está en mi mano para ello. Al fin y al cabo, un lector siempre aprecia la buena literatura y, en mi opinión, hay mucho por leer venido del mundo árabe.

Volviendo al tema que me desvío, en World Without Borders, han publicado esta semana una serie de relatos qataríes de la tradición oral hazawie. Dejo por aquí, un capítulo especial de Ramadán donde Amina al-Bader, una contadora de historias, le narra a estas niñas un cuento.

El Hesperia nº13 (2009) está dedicado al Qatar y, entre los artículo publicado, hay uno dedicado a la prosa y la poesía qatarí.

Hay mucho más en mi cajón de sastre árabe pero lo dejo para otro día porque creo que con este par de pinceladas para una tarde de domingo es suficiente. Otro día, traeré a Soukaina Habibi Allah, poeta marroquí, y a Atiaf al-Wazir, escritora yemení.

¡Gracias por pasar por aquí!

Hoy he visto la primera máquina de escribir árabe

Un post sobre la primera máquina de escribir árabe y su inventor.

A veces a través de las redes sociales te encuentras pequeñas joyas. En la era de los ordenadores y, más concretamente en este momento, no hay que romperse mucho la cabeza para usar el árabe en el ordenador. Esto nada tiene que ver con la época en que yo empecé a usarlo para hacer alguna traducción y hacer alguna práctica de escritura; cosa que ocurrió después de licenciarme.

No recuerdo bien los pasos que había que seguir para conseguir usar el árabe en el ordenador; creo que ha pasado demasiado tiempo. No obstante, mi memoria me dice que algo de complicación había. Me acuerdo de que, como no tenía un teclado árabe, terminé por aprenderme el mapa del teclado correspondiente para poder usarlo. Al principio era un lío tremendo. No tengo ni idea de la cantidad de horas que invertí en aquella tarea.

Ahora que lo pienso bien, creo que terminé dibujándolo en papel para aprenderme la correspondencia entre la letra y la tecla donde estaba. Después supo que existían las pegatinas con las letras árabe para pegar en el teclado, pero ya había empleado un buen montón de horas para memorizar los espacios y lugares de las letras. Así que, decidí que no las necesitaba. (A veces a un se me pasa por la cabeza comprármelas, a modo de decoración. Ja, ja, ja).

Toda la retahíla anterior de recuerdos, se me ha ocurrido cuando he visto esta maravilla en la cuenta de Twitter de Carolina Bracco:

Si quieres saber el resto de la historia que hay detrás de esta máquina de escribir, te dejo el enlace aquí. (La historia me la ha pasado Natalia Román Morte). La verdad es que es una preciosidad, ¿o no? A mí, me dan ganas de llevármela a casa para contemplarla.

Al haber empezado mi historia de amor con el árabe en los tiempos de las computadoras, no se me había pasado por la cabeza pensar en las máquinas de escribir ni en todo el trabajo de diseño que hay detrás. Lo extraño es que no me hay entrado la curiosidad antes, supongo que es porque no me vi en la necesidad de investigarlo. No recuerdo haber usado una; salvo que fuera en el colegio (cara de rebuscar en el baúl de la memoria).

En fin, que me ha parecido un bonito descubrimiento; además de un dato curioso más sirve para saber un poco más sobre la lengua árabe. Por eso he considerado que era más que pertinente compartirlo aquí.