Dialectos o variedades del árabe

Ya he contado en Mi alfabetización en árabe algunas de mis penas con respecto al aprendizaje de este hermosísimo idioma (que te recomiendo aprender). Una de esas penas es que me iniciaron en él a través de la escritura y no de la oralidad. Viendo lo visto y con la perspectiva de los años, hubiera sido más útil.

¿Cuál es el problema de aprender así el árabe? Que te cuesta la vida entera alcanzar cierta competencia comunicativa porque, al no tener conciencia fonológica ni fonética, imagínate el cacao mental que se organiza en el cerebro. En el caso de la escritura, no se trata solamente de aprender a trazar grafías y asociarlas con el sonido que ya conoces como ocurre en tu L1 cuando eres una criatura; sino que, además, necesitas aprender el sonido al mismo tiempo que la grafía porque lo desconoces; doble trabajo y sobrecarga cognitiva.

La cuestión es que, cuando por fin, después de miles de años y la ayuda de todos los dioses del Olimpo, consigues comprender el árabe estándar, te lanzas a decir algo y qué ocurre. Pues que tu hablar es ortopédico y te comunicas con los demás cual locutora de la tele. Ese es el momento en que tienes una epifanía y te das cuentas de que necesitas aprender un dialecto o, si lo prefieres, una variedad de árabe (tienes 22 países entre los que elegir). Hay quien te dirá que te lances de cabeza a por el levantino porque es el más similar al árabe clásico y otros, que elijas el dariya marroquí por proximad. Para gustos los colores. En realidad, aprende el que te haga sentir más cómoda. De cualquier modo y sea como sea, necesitas aprender un dialecto porque es el instrumento básico con el que desarrollarte en la vida cotidiana.

Confieso que esta parte me parece divertida porque es el momento en que puedes empezar a distinguir los distintos acentos y hablares del mundo árabe. Aquí también te das cuenta de que en este aspecto guarda similitudes con el español y todas sus variantes.

La ventaja hoy día es que hay multitud de youtubers árabes que se retan entre ellos para comprobar si son capaces de comprenderse. Bueno, estoy tiene que ver con la idea de que un egipcio no puede comprender a un marroquí.

Eso sí, parece que el marroquí es uno de los dialectos que más difíciles les resultan en general y el que más sorpresa genera.

Arabia Saudí/Marruecos

Fahad Sal, saudí, tiene un serie de vídeos donde arabófonos de distintos países árabes le retan a que adivine el significado de palabras habituales en su dialecto. Mira, aunque sea por diversión y entretenimiento, merece la pena verlos. Además, de paso, se aprende un poquito.

En lo vídeos verás que se propone una palabra dialectal y Fahad Sal intenta adivinarla con la ayuda del invitado. Este último utiliza la palabra dentro de una frase y un contexto para facilitarle que adivine el significado. Esto es una estrategia de comunicación útil para cualquier persona tanto en su L1 como en su L2 o LE. Por tanto, realizar juegos similares al tabú para desarrollar esta estrategia de comunicación es muy provechoso.

Marroquí

Dialecto argelino

Dialecto kwaití

Variedad saudí de Yeddah

Aquí

Las creencias sobre el árabe y su enseñanza/aprendizaje

Me hubiera gustado contar con un diario de aprendizaje de los tiempos en que empecé con el árabe para echar mano de él ahora y contemplar cuál fue el proceso y los resultados. Hace 2o años nadie me sugirió que llevara un diario de aprendizaje o que guardara los ejercicios y, oye, ahora se me antoja que es un instrumento más que útil. Creo que tener la posibilidad de ver reflejados tus avances, te hace sentir bien y motivada.

Por eso, cuando decidí retomar mi (re)aprendizaje de árabe, me pareció imprescindible abrir este blog. Así, tendré algo a lo que agarrarme en el futuro y frustrarme menos porque, en mi opinión, he arrastrado durante demasiados años la creencia absurda de que el árabe era una lengua imposible de dominar. ¿De dónde salió esta idea? Por desgracia, de mis profesores. Es una pena, pero es así.

Como alumnos pasamos mucho tiempo sentados en el aula recibiendo las enseñanzas de un docente que tiene su experiencia del mundo, sus ideas y sus formas de hacer. Lo vemos dos o tres veces por semana durante una hora o hora y media (hablo de la facultad) e interiorizamos sus formas de hacer. Quien habla de las formas del profesor, habla de los materiales seleccionados: manual, audios, vídeos, etc., y su explotación en el aula. Por esta razón, considero un paso básico plantearse qué modelos docentes estamos siguiendo, qué ideas tenemos sobre cómo enseñar un idioma o de cómo se aprende.

En mi caso, que ando en el negociado del aprendiz (siempre lo soy), voy a revisar las creencias sobre el árabe que me transmitieron. ¿Por qué? Porque voy a exorcizarlas y quemarlas en la hoguera para avanzar. (A lo mejor tenía que haber publicado esto en la hoguera de San Juan. Ya voy tarde).

Creencias sobre el árabe

Rebusco en mi memoria y esta son las ideas/creencias que desarrollé sobre el árabe. Vaya por delante que han pasado 20 años y que la memoria es frágil, plástica y moldeable. Allá voy.

  • El árabe es un idioma difícil, muy difícil; dificilísimo. A veces, te hacen creer que su grado de dificultad es tal que es imposible aprenderlo. Es más, creo que llegas a convencerte de ello gracias a los métodos de enseñanza/aprendizaje aplicados: Gramática/traducción. A mí que tanto me gustaba el latín, no podía dejar de comparar cómo estaba aprendiendo árabe con mis clases del primero. La cuestión es: ¿Qué ocurre cuando quieres aprender un idioma o una materia que te presentan como un arcano? Pues, dos cosas: que te aburres como una ostra y abandonas o te enamoras y te empeñas en descifrar el misterio. En el primer caso, no hay mucho que comentar. Si optas por lo segundo, te toca buscarte la vida porque no ves horizonte tal y como está planteada su enseñanza en nuestro país.
  • La lengua árabe es una lengua viva que se enseña como si estuviera muerta. No todo el mundo quiere saber árabe para estudiar las inscripciones de la Alhambra, por poner un ejemplo. Hay quien desea aprenderlo porque quiere hablar con su vecino
  • El árabe fusha es lo que hay que aprender. Gracias a él podrás aprender cualquier otra variedad de árabe o dialecto, escuchabas. ¿Problema del Fusha? Que no se habla en la calle y eso frustra, y mucho. Se invierte una gran cantidad de tiempo en este aprendizaje y, de repente, llegas a un país árabe y te miran como si fueras extraterrestre cuando intentas mantener una breve conversación. Entonces te preguntas: ¿Qué puñetas estoy estudiando? Al fin y al cabo, cuando aprendes un idioma lo que quieres es comunicarte con él. ¿O no?
    • Hay dialectos de primera y de segunda. Hay una idea por ahí (y no digo que no circule entre los propios nativos árabe) de que las variedades de árabe orientales son mejores que las magrebíes. En fin, no sé. A mí esto me recuerda un poco a las polémicas que hay con la enseñanza/aprendizaje del español. ¿Qué variedad es mejor enseñar? ¿Hay que recurrir a un estándar que suena ortopédico? (Sino, mira la polémica que hubo con los subtítulos de la película ROMA a un español estándar porque se supone que los otros hablantes no íbamos a entender el mexicano? En fin, no sé. A mí, particularmente, me gusta escuchar todo tipo de acentos y usos. Desde mi punto de vista, enriquece más que empobrece; pero, oye, para gustos, los colores. ¿El marroquí (dariya) es de categoría inferior al egipcio o el levantino? No lo creo. (Que sí, que me he encontrado con árabes magrebíes que me dijeron no estudies árabe aquí, vete a Egipto o a Siria. O Sirios que te dicen que no entienden ni papa de lo que dice un marroquí. Incluso marroquíes que te dicen que ellos no hablan árabe. De hecho, al principio del curso 2018/2019 hubo una polémica en Marruecos porque en los libros de texto de Lengua árabe en primaria habían introducido palabras del dialectal. Cosas de las lenguas y sus hablantes).
  • El árabe es como las matemáticas. ¿Qué significa esto? No lo he descubierto todavía. Supongo que es porque atiende a reglas, ¿como el resto de lenguas? ¿Que los esquemas vocálicos se cumplen? No sé… En cualquier caso, esta es una de las premisas con las que aprendí este idioma y vaya por delante que yo siempre he sido un desastre matemático y, además, no entendía el símil. ¡Madre mía! (carcajadas). Allí te largaban una hoja con una tabla donde aparecían todos los verbos con sus formas y sus números romanos. La (I) se flexiona así o la (VII) asao. ¡Ah! Números romanos más sus esquemas vocálicos. Yo, la verdad, siempre me pregunté, ¿a dónde me lleva esto? Con el tiempo y después de ver muchas series turcas dobladas al árabe, me di cuenta de que no se tratan de derivaciones morfológicas; sino que son verbos distintos.
  • Aprender gramática árabe es aprender análisis sintáctico. Yo no sé la de análisis sintácticos que hice durante el tercer año de carrera, ni la cantidad de ejercicios de parrillas de categorización gramatical que rellené. (Ojo, que de algo me sirvieron, pero me hubieran servido más si el planteamiento hubiera sido otro). Vaya por delante que la gramática me gusta y me parece, por poner un símil o hacer una comparación, el soporte para el contenido que quieres comunicar; pero no es lo único ni lo más importante porque, ¿qué hay del léxico, de la pragmática, la próxémica, etc.? Mi pregunta es, en este caso, similar a la que te hacen los alumnos de L1 cuando tienen que realizar una pila de análisis sintácticos: ¿y esto para qué, profe? Y, la respuesta: Así, para nada. Aplicado de otra forma, es otro mundo y una ayuda muy grande. ¡Qué bonito sería tener un nivel de árabe tan alto cuanto terminas la carrera como para ser capaz de corregir tus errores cuando redactas! Eso querría decir, además, que podrías poner ejercicios de redacción a tus alumnos y corregirlos. Yo sueño con eso por las noches. ¿No sería mejor enseñar la gramática que sirva para comunicar? Vamos, la gramática de las lenguas vivas.
  • En España no hay desarrollo de la didáctica del árabe. Bueno, este enunciado lo formulo así ahora. Cuando estudiaba era algo así como: ¡Qué fastidio que no haya libros de árabe para los españoles! ¿Cómo se puede aprender árabe a partir de una tercera lengua? Claro, esto me lo preguntaba porque el método de enseñanza era gramática-traducción y para acceder al árabe te tocaba pasar por el camino de otras lenguas. Ahora tengo una visión muy clara sobre el estado de la cuestión porque he leído lo que Anís del moro ha escrito al respecto. Se puede decir más alto, pero no más claro ni mejor escrito.
  • El arabismo (leáse la Universidad) parece un club secreto; si quieres acceder, necesitas conseguir un salto y seña que solo consiguen algunos afortunados. No sé cómo desde este mundo no se hace más para promocionar el estudio del árabe, ni se le da esplendor, ni se difunde más la existencia de estos estudios. Y no solo porque necesites mantener tu plaza en la Universidad; sino porque, de verdad y con el corazón, creas que son unos estudios útiles para la sociedad. Yo creo que lo son; más aún en los tiempos que corren. Confieso que asisto con perplejidad como cuando hay algún problema en el mundo árabe, se consulta con cualquier otro profesional antes que con un arabista; salvo en el caso de Ignacio Álvarez Ossorio que ha pisado algún plató que otro para hablar de Siria. Aunque es posible que aquí haya una creencia que revisar por mi parte: ser arabista, te convierte en experto en el mundo árabe.

Hasta aquí algunas de las creencias que desarrollé sobre el árabe y su enseñanza que, como estudiante, han obstaculizado mi aprendizaje. Si le sirven a alguien para pensar, estupendo. Ahora me pregunto, con estas creencias, ¿qué clases daría de árabe si simplemente las aplicara y no me planteara que, tal vez, haya otra forma de enseñar/aprender esta magnífica lengua?

Ábrete Sésamo y su lista de cuentos

Internet nos da posibilidades infinitas para ejercitar nuestras competencias comunicativas en cualquier idioma que nos propongamos estudiar; en el caso del árabe, también. Hoy dejo en este cuaderno, la lista de reproducción de cuentos del programa: ¡Ábrete Sésamo!

Aclaro aquí que son cuentos para niños, pero eso no significa que sean lecturas sencillas desde el punto de vista gramatical,léxico o de contenido. No hay que confundir literatura infantil con lectura fácil; ya que la finalidad de esta última es accesible los textos a aquellos que no pueden comprenderlos porque su comprensión lectora no está lo suficientemente desarrollada por alguna discapacidad.

Hago este comentario porque, en una ocasión que impartí un curso de ELE para extranjeros residentes para el que no se había propuesto manual, se terminó por comprar un método de E/LE para adolescentes. Lo que resultaba inadecuado dado que los intereses y necesidades de los residentes distan bastante de la de los adolescentes.

Aclarado esto, paso a comentar por qué me gustan estos materiales para practicar por mi cuenta en casa.

¿Por qué me gustan estos cuentos?

  • Porque son breves. El más largo de todos los que han colgado hasta ahora dura unos 7 minutos. De modo que, puedes organizarte para trabajar la comprensión auditiva del árabe todos los días. Eso sí, no se trata de escuchar por escuchar porque, al contrario de lo que se cree a veces, la comprensión auditiva no tiene nada de habilidad pasiva. Ya que, por lo general, escuchamos con algún objetivo: informarnos sobre un tema, entretenernos, tomar notas, etc. Por esta razón, antes de escucharlos puedes establecer una intención. Así activarás tu atención y aprovecharás mejor esta actividad:
    • Voy a intentar apuntar todas las palabras que reconozca.
    • Puedes escribir cinco o seis frases que aventuren sobre qué va la historia para comprobar tus hipótesis una vez la hayas escuchado.
    • Puedes usarlas como dictado.
  • Tienen una introducción, un nudo y un desenlace.
  • Tienen un mensaje y un objetivo. Por lo general, los cuentos nos ofrecen alguna enseñanza, moraleja o conclusión; son transmisores de valores sociales. Por tanto, me parecen un vehículo útil para familiarizarse con las escalas de valores de la sociedad que habla el idioma que aprendemos.
  • Porque están transcritos y totalmente vocalizados. En mi opinión, esto ayuda a familiarizarse con las vocalizaciones (حركات) del árabe fusha; aunque, si estudias al mismo tiempo un dialecto, te darás cuenta de que estas son ligeramente diferentes).
  • Grábate. Sí, creo que grabarse una misma leyendo en el idioma que estudia es un ejercicio estupendo para familiarizarse con nuestro nuevo yo en esa lengua que estudiamos. En este caso, la ventaja es que puedes comparar tu pronunciación con lo que escuchas.

Y hasta aquí mis apuntes sobre qué se hacer con este tipo de materiales para avanzar en el aprendizaje del árabe por tu cuenta. Hay tanto material disponible ahora que no hay excusa para desaprovecharlo.

Para bichear más:

Una novela de Emily Nasrallah y una de Salwa Bakr entre las 100 mejores de la literatura árabe contemporánea

Tenía esta serie aparcada, pero vuelvo con ella porque no puedo dejarla incompleta en español.

  • MAKKAWI; SA’AD; Los sonámbulos (ÁR/EN); Egipto. La historia transcurre en el Egipto mameluco. No he encontrado la traducción ni en inglés ni en español. Tampoco la versión en árabe. Eso sí, en la búsqueda he dado con esta bailarina oriental egipcia سعاد مكاوي. Investigaré más sobre esta artista porque, cómo no, la danza oriental me chifla. (Soy una típica, tópica).
  • AL-HUWAR, Faraj; La conspiración (ÁR), Túnez. No he encontrado traducción al español de su obra.
  • ABDELKRIM GALLAB; El profesor Ali, (ÁR). Marruecos. Sin traducción al español.
  • FARKOUH, ELIAS; (ÁR), Jordania. Escritor de cuentos e historias breves. Hay tres de sus cuentos traducidos al inglés en el número 30 de Banipal. Este escritor fue nominado al IPAF en 2008 por su obra La tierra del Yambus.

Y hasta aquí, las 100 mejores obras de la literatura árabe según la Asociación de Autores Árabes. Falta la propina y el repaso.

Hakawati/a: El contador de historias

Hakawati (حكاوتي) significa contador de historias; cuentistas; gente que domina la capacidad de la narrativa oral y te envuelven con sus cuentos. El cuentacuentos entretiene, enseña, divierte y, en el caso de Oriente Medio, además, es un trabajo.

A mí, y creo que como a cualquier criatura, me encantaban y me encantan los cuentos. Recuerdo que tenía un disco de vinilo (sí, así de antigua soy) con una carátula donde aparecía dibujado el genio de la lámpara. Me chiflaba ponerlo y escuchar aquellas maravillosas historias de Aladino (علاء الدين), su alfombra voladora y esa lámpara que al frotarla liberaba a un genio que le concedía tres deseos. ¿Quién no ha pensado desde bien pequeña qué pediría?

Por cierto, este cuento que pertenece a las Mil y Una Noches; aunque parece ser que no aparece en la versión original de esta antología. Así que, pensándolo bien, mi primer contacto con la literatura árabe no fue en la facultad; sino a través de estos cuentos. No se me había dado cuenta hasta ahora. Incluso, puede que a ti te haya ocurrido lo mismo. ¿No has visto Aladino y la lámpara maravillosos? O, quizá, te hayan contado la historia de Alí Baba y los cuarenta ladrones. ¿No viene a tu cabeza esa famosa frase: ¡Ábrete Sésamo! (افتاح يا سمسم)? Como curiosidad contaré que con esta frase bautizaron a la versión árabe de nuestro Barrio Sésamo. ¿

Confieso que no he leído al completo las Mil y Una Noches, pero una de las características más interesantes de este libro es que la narradora (Hakawatia) es una mujer; Sherezade (شهرزاد). Una muchacha que se las tuvo que ingeniar para librarse de la muerte a través del arte de la narrativa oral. Gracias a su ingenio y a su dominio de la lengua árabe, consiguió burlar su destino. Cada noche le contaba al rey con quien se casó una historia que lo mantenía en vilo hasta el amanecer. De modo que, la dejaba con vida para poder escuchar el final y enlazar con la siguiente historia.

Dejo aquí este podcast de audiolingua en árabe, donde explican quién era Sherezade y, en Meem Magazine, nos cuentan el poderío de esta mujer en Sherezade: la mujer y el cuento (ÁR).

¡Ah! Que se me olvidaba, la figura de Sherezade ha sido utilizada por Joumana Haddad en Yo maté a Sherezade para reflexionar sobre la situación de la mujer árabe y los estereotipos o clichés que tenemos sobre ella en Occidente.

Siguiendo las estelas de las hakawatias, me encontré con Shabaliyat; uno de los podcast que forman parte de Sowt del que ya os hablé. Me parece un recurso magnífico para familiarizarse con la entonación del árabe, con su gramática y, por supuesto, con el saber popular.

Sin duda, uno de los mayores problemas que me he encontrado en el aprendizaje del árabe ha venido de la falta de conocimientos culturales populares. Porque, sí, durante la carrera su estudia política (contada por europeos), literatura (pero no se lee en su lengua original), etc.; pero no son conocimientos suficientes para comprender los mensajes. (Esta reflexión merece un aparte porque aprender una lengua no es simplemente aprender su vocabulario y su gramática, va más allá de eso). Retomo para decir que este podcast es una forma deliciosa de disfrutar del árabe al tiempo que ejercitas tu comprensión auditiva en este idioma(tengo pendiente algunas reflexiones sobre este tema).

Para terminar, anoto que estoy releyendo El contador de historias de Rabih Alameddine porque es un estupendo entretenimiento y una magnífica vía de conocer la tradición literaria de la cultura árabe. Aquí aparecen nombrados y citados, por ejemplo, Al-Mutanabi, Abú Nuwás, Ibn Hazm y muchos más.

Arabista nómada

Mi nombre es Thais Pintor y soy salmantina, el primer paso fue Túnez, ahora vuelo un poco más lejos. Siguiente destino: Egipto. Estudiar árabe en España fue "fácil", enfrentarme a la inmersión lingüística, no tanto.

Read&Fly

Descubrir libros, conocer el mundo | Blogzine

Discovering MENA and other thoughts

Itxaso Domínguez de Olazábal

Jon Ícaro

Blog del escritor Jon Ícaro

ARABLIT & ARABLIT QUARTERLY

A magazine of Arabic literature in translation

Separata Árabe

Literatura árabe contemporánea

Tintorería Ilustrada

Tu mejor carta de presentación

WordPress.com en Español

Blog de Noticias de la Comunidad WordPress.com

Crea tu sitio web con WordPress.com
Comenzar
A %d blogueros les gusta esto: